Entradas

Por la misma senda

El regreso a jugar de local que tanto se esperó, llegó anoche. El ambiente, era el peor posible y la gente de igual manera, se hizo presente y acompañó. Era más cómodo el sillón de casa, pero alentar desde el Monumental, tiene un no se que.

Pratto, Mora y Borre, se divulgaban por todos lados. Por ahí, pasaba la única duda, pero el encargado de manejar el barco, ya sabía que no iba a jugar con dos puntas, sino con un único delantero. Adentro, Juan Fernando Quintero, para mayor tenencia y manejo de la pelota. Y fue el medio, por el cual, River intentó llegar con claridad al área rival, y lo logró.

Una vez más, se repitió la falta de gol, la puntada final. Si, se estuvo un poco más fino que en partidos anteriores, pero ayer en el arco rival había un arquero entusiasmado, al que le salieron todas. Rigamonti, no fue la figura de Belgrano, sino del partido. Le quitó el grito de gol, a más de medio equipo de River. Pratto tuvo la suya, Enzo Pérez, Quintero, Ponzio, y así con varios más. La de toparse con un arquero rival figura, ya la conocemos…

Para Franco un párrafo aparte, sigue manteniendo la valla invicta y ahora, se convirtió en el arquero con mayor cantidad de minutos sin recibir goles en la historia de River, con más de 800 minutos, 50 años tuvieron que pasar, para que Amadeo deje de serlo.

La bronca es la misma de siempre, cuando se pierden puntos de local. Al empate de la fecha 1, hay que sumarle este, y ya entramos a pensar, que el campeonato local nos queda lejos, más allá de que falten muchísimas fechas. La falta de gol, también preocupa de cara a los próximos partidos, habrá que trabajar en ese aspecto.

Por el momento, seguimos por la senda del empate, se viene Argentinos Jrs, de local y luego vendrá Racing. Todos queremos jugar ese partido, pero el campeonato local, debe recuperar mayor valoración y así, volver a obtenerlo, que no pasa desde 2014, siendo varios años. Estos primeros puntos, y los que se pierden de local, son los que marcan la diferencia en los momentos decisivos dónde por más mínimo que sea, al fin, la diferencia está. Para Marcelo, es un pagaré que deberá saldar.

Por Erico Juricich / @EriJuricich7

 

 

¡A casa!

Llegó el 9, ya quedó atrás el Mundial y el receso, para darle lugar al regreso de la competencia. Un mano a mano, pero no cualquiera, sino entre equipos Argentinos. Lo que siempre se quiere evitar. Gallardo – Coudet, ninguno sacó ventaja, y en el Cilindro fue empate.

El primer tiempo podría haber sido mejor de lo que fue para River. Situaciones sobraron, faltó precisión a la hora de resolver. Los espacios estaban y más de una vez, Gonzalo Martínez, recibió solo en 3/4 de cancha rival, pero el final de la jugada no fue el correcto. Lo llevábamos bien, hasta que Ponzio vio la primer amarilla por una falta a Centurión en mitad de cancha. A partir de ahí, uno de los pilares, debía ser más cauto a la hora de defender. Pero por una contra, dónde el equipo quedó mal parado, fue al suelo y luego de una confusión por parte del árbitro, amonestando a Palacios, en vez de al que había cometido la falta, Leo se fue expulsado por ver la segunda tarjeta amarilla.

Enzo Pérez, Bruno Zuculini, eran las variantes. Lo claro era que se jugaba con uno menos, un guerrero out, con 45 minutos por delante. El trámite se desvirtuó y el equipo debió replegarse a la espera de una contra. Un solo punta, Lucas Pratto. El panorama, era adverso ante un rival que podía lastimar mucho con sus delanteros. ¿Pudieron? No, Armani, contenía todo lo que intentaba ingresar a su arco. La valla en 0, cómo viene pasando últimamente.

Un empate sin goles de visitante, lo firmo. Claro, que siempre es mejor ganar, pero se define en nuestra casa, con nuestro público, los que ya agotamos en cuestión de pocos días, las 66.000 ubicaciones que se pusieron a la venta. Además, las series de 180 minutos, son la especialidad del mister y confíamos, en consecuencia, de lo que nos ha demostrado. No estará Ponzio, pero vuelve Maidana, dentro de la cancha claro. Porque afuera, estamos todos juntos, apoyando para una vez más superar una fase Copera ¡Vamos!

Por: Erico Juricich / Twitter: @EriJuricich7

¡Gracias, Burrito!

Un día como hoy, pero hace cinco años, un ídolo de la institución Millonaria decía adiós ante miles de personas, en una despedida única para el hincha de RIver.

El 13 de julio pero de 2013, el eterno goleador Ariel Ortega, daba por finalizada su etapa en el club que lo vio nacer. Ante un Monumental completamente colmado, donde no entraba ni un alfiler, el Burrito como solían apodarlo futbolísticamente, decía adiós al fútbol y se retiraba de una manera única.

Esa tarde, el club de Núñez se vistió de fiesta y llevó a jugadores de todo tipo. Ese día, se jugó un partido homenaje, como se suelen hacer en las despedidas, y Ariel formó parte de los dos equipos.

Por un lado «los amigos de Ortega»: Nahuel Guzmán; Hernán Díaz, Roberto Ayala, Sebastián Domínguez, Juan Pablo Sorin; Juan Gómez, Víctor Zapata; Ariel Ortega, Enzo Francescoli, Javier Saviola e Ignacio Scocco. Ramón Díaz, a cargo de la dirección técnica.

Por otro «los amigos de River»: Leandro Chichizola; Paulo Ferrari, Guillermo Rivarola, Ariel Garcé, Nelson Vivas; Eduardo Coudet, Leonardo Astrada, Leonardo Ponzio, Marcelo Gallardo; Manuel Lanzini y Daniel Villalva. En este caso, Américo Gallego fue quien tomó las riendas del conjunto.

El encuentro de esa tarde noche, salió 8 a 2. Encuentro que no se pudo analizar obviamente, pero que juntó en la cancha varios ex jugadores, que volvieron a darle una alegría el público argentino.

¿El mejor momento? claramente, cuando Ariel Ortega tuvo la palabra junto a sus hijos, y entre un mar de lagrimas declaró: «Gracias a dios por hacerme hincha de River». Acto seguido en que el Monumental se derribó en aplausos y cantos, para el goleador, que todavía sigue en nuestros corazones. ¡Gracias por tanto burrito!

Comenzó el resembrado en el Monumental

Como se había anticipado luego del partido frente Flamengo por la Copa Libertadores, la institución se puso al mando, y empezó con los arreglos del césped.

Desde hace tiempo se venía hablando del estado en que se encuentra el campo de juego.  La intensas lluvias terminaron de arruinar el pasto y poco a poco  fue desmejorando. Es por eso, que teniendo en cuenta el parate que tendrá el conjunto de Marcelo Gallardo tras el Mundial, con dos meses sin fútbol, se tomó la determinación de que se pondrían a trabajar en el césped, una vez terminado el semestre.

Lo que ocurrió a partir de allí fue que se contrató a una empresa privada -Arvsa S.A- sugerida por un ingeniero agrónomo para comenzar con el tratamiento, y así poder dejar el campo en optimas condiciones para la vuelta. Teniendo en cuenta, que el equipo del Muñeco deberá jugar los octavos de final por la Copa Libertadores, y el comienzo de un nuevo torneo local.

Sin embargo, la Institución de Núñez deberá abonar 205.000$ pesos para la renovación total del campo de juego. Cabe destacar el monto se dividirá en tres partes: en primer lugar con una cuota inicial de 100.000$ a modo de anticipo, y luego dos cuotas más de 50.000$.

Cumpleaños Monumental

Un día como hoy pero de hace 80 años, se inaguraba el Estadio Monumental, nuestra casa, el lugar donde los sueños de millones se hacen realidad.

Antonio Vespucio Liberti, un visionario para su época tomó el gran desafío de hacer un Estadio en un terreno, bastante inundable por la cercanía al Río de la Plata, allí por el siglo XIX funcionaba el Hipódromo de White, el cual en 1866 había sido devastado por la tormenta de Santa Rosa. Pero pese a los pronósticos desalentadores, Liberti no bajó los brazos y mantuvo firme su plan de llevar a cabo en esas tierras la magnífica obra.

Los encargados de la construcción de este auspicioso proyecto fueron los arquitectos José Aslan y Héctor Ezcurra, que ganaron el concurso público utilizado por el club. Dejaron constancia en un informe que trabajaron sobre 13 hectáreas. Para rellenar el estadio se utilizaron 105.000 m3 de tierra y 155.000 m3 para el relleno del campo de deportes. El volumen en hormigón armado total fue de 26.000 m2.

Las obras se demoraron debido al acondicionamiento del terreno, comenzaron el 27 de septiembre de 1936, haciendo una correcta nivelación y planeamiento, porque levantar una construcción de tal magnitud en las tierras ganadas al Río es todo un desafío, a punto tal que el Monumental fue construido casi sin maquinarias, en poco más de dos años, con trabajo manual se sentaron las bases de las columnas, se extrajo el agua de las napas subterráneas con bombas de achique, se transportó la tierra a lomo de burro en alforjas, y se rellenó la zona del campo de juego y tribunas.

Pero nada terminó allí, más allá del gran trabajo manual y el esfuerzo por contar con tecnología rudimentaria, se dice que por la forma arquitectónica que tiene el Estadio, se tomó como base para los planos la construcción del Coliseo Romano, considerado una de las siete maravillas del mundo moderno.
La elección de la fecha en el mes de mayo para la inauguración del nuevo estadio no es azarosa, debido a que el aniversario de fundación del club es el 25 del corriente. El 26 de mayo de 1935, alrededor de 68.000 espectadores se hicieron presentes en un duelo entre River Plate y Peñarol, el cual terminó 3 a 1 en favor del conjunto millonario.

El proyecto original constaba de cuatro grandes tribunas, pero las cuestiones económicas hicieron que el estadio quedara con forma de herradura, la famosa «ventana al Río de la Plata», que en 1958 con la venta de Enrique Omar Sívori a Juventus, fue cerrada con la construcción de la actual tribuna Sívori. En 1978 en ocasión del Mundial, el Club tomó un préstamo al exterior para culminar con las obras.

La historia y los mitos en torno al estadio no terminan sólo en su construcción, las míticas finales jugadas por el Más Grande donde llegó a albergar a más de 80.000 almas y el recordado 3 a 1 a Holanda donde la Selección Argentina se consagró como Campeón del Mundo con dos goles de Mario Alberto Kempes y Daniel Bertoni.

El rico y brillante pasado, hoy es recordado, 80 años después el Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti, la casa del Más Grande y la Selección Argentina y el lugar de encuentro de miles de hinchas que tienen anécdotas inmortales allí junto a las fervientes ganas de volver una y otra vez, sigue siendo el estadio Más Grande del país. ¡Feliz Cumple Monumental!

Por: Perla Antonela Fernández TW:@PerlaAntonela96