¡Feliz Cumpleaños Armani!

Tiene un año y medio en el club, pero pareciera que pasaron una eternidad, momentos que quedarán para siempre en la historia del club. El hombre que nos hizo olvidar de Barovero y que solucionó todos los problemas del arco hoy cumple 33 años. En poco tiempo ya se metió en la gloria eterna de la institución 

No hacía falta nombrarlo con la introducción, por supuesto que hablamos de Franco Armani. Nacido un día como hoy, hace 33 años en Casilda, provincia de Santa Fe. Comenzó su carrera en Ferrocarril Oeste, luego pasaría a Deportivo Merlo, club en donde dejó un gran recuerdo.

En un amistoso disputado en el 2010 entre los charros y Atlético Nacional, el arquero se lució y  el club colombiano puso la atención en el. Finalmente, se fue para el club de Medellín. Cuando empezó a ser titular, por el 2012, sufrió una lesión en el ligamento cruzado, que lo dejaría mucho tiempo afuera de las canchas. Pero volvería en el 2014 con la titularidad y conquistaría varios títulos, donde logró su máximo logro dos años después, consiguiendo la Copa Libertadores 2016.

En 2018, después de varios intentos fallidos, llegó a River con la díficil tarea de mantener la vara tan alta que había dejado Trapito. Su consolidación se dio ese famoso 13 de marzo de 2018, cuando el millonario vencía por 1 a 0 a Boca y tapó tres mano a mano que hubiesen significado el empate de los xeneizes. Después de una de sus atajadas, vino el gol de Scocco que puso el 2 a 0 que nos dio la Supercopa. Esa noche se llevó el premio de jugador del partido.

El millonario no venía jugando bien, le costaba ganar y ese partido significó la inyección anímica y el punto de inflexión para lo que vendría después. Sin embargo, a pesar de tener una actuación histórica, Franco seguiría dejandonos atajadas para el recuerdo. Con la mirada de Sampaoli (previo a Rusia 2018), el santafesino tuvo una actuación descomunal frente a Racing, gracias a sus salvadas el millo no recibió el empate y gano 2 a 0.

La siguiente atajada memorable ocurriría en los cuartos de final ante Independiente. En el partido de ida Gigliotti tuvo un mano a mano que parecía ser un gol cantado, (¡HASTA EL RELATOR EMPEZÓ A GRITAR EL GOL!), pero gracias a una excelente atajada de Armani, lograron mantener el arco en 0. Luego la banda ganaría por 3 a 1 en el Monumental la vuelta.

Luego en la final frente a Boca, cuando el partido estaba 2 a 2 y llegabamos a los minutos finales, Tévez habilitó a Benedetto y lo dejó mano a mano en lo que podía haber sido el gol de la victoria. Sin embargo el gran arquero achicó muy bien y le tapó de manera extraordinaria un mano a mano al 9 Xeneize.

Después de conseguir una Libertadores histórica, el golero no se conformó, y al igual que todo el equipo está obsesionado por la quinta Libertadores. Y ahora sumamos otro momento clave, los dos penales atajados frente a Cruzeiro en la definición por penales, que significaron el pase a semifinales por cuarta vez en la era Gallardo.

Ahora, gracias al equipo y a sus grandes actuaciones, el conjunto de Núñez tiene un 2-0 arriba frente a Boca en la semifinal y definirá en la Bombonera el martes ¿Se vendrá otra actuación memorable de Armani?

Desde River desde la Tribuna le deseamos un feliz cumpleaños al defensor del arco más grande del mundo.

Hoy cumple El último Gran ídolo

En momentos donde cualquiera se besa el escudo por conveniencia, donde las palabras se las lleva el viento, en necesario destacarlo a EL. El ídolo de RIVER, Fernando Ezequiel Cavenaghi, que cumple 36 años.

Hoy ya está alejado del fútbol, realizando otras actividades desligadas al fútbol en el día a día. Tiene su propia marca de ropa, escribió un libro y hasta ¡FUE ACTOR! Sin embargo, como él dijo el día de su despedida »de RIVER no me voy a ir nunca más», frase que tengo inmortalizada en un poster en mi pieza
No hay solo un momento en el que podamos quedarnos con la carrera de Cavenaghi en River. El golazo a Huracán, el gol a Boca en la Bombonera en el 2004, la vuelta al club cuando el millonario estaba en la segunda división y su tercera etapa, donde ganó todo lo que faltaba. No podemos olvidarnos de ese taco a Viudez que se la dio a Alario y terminó en gol de River.

El protagonista de la mejor película romántica, pero está es real, y se grabó en Buenos Aires. Y no como esas porquerías de Hollywood que además son prácticamente iguales a las otras).

Una película que terminó con un final emocionante digno de un Oscar. Un público enardecido ovacionando al Cavegol después de la final en 2015, mientras se golpeaba el pecho donde tiene el escudo del más grande, tan solo unos minutos levantando la mejor copa que se nos había negado tanto tiempo.
Ni el mejor novelista, ni el mejor guionista habían pensado en una historia tan hermosa ¡Gracias por tanto TORITO!

Fillol: «Se hizo un clásico»

El histórico arquero del millonario y de la selección Argentina una vez más dijo presente en el evento de la Fundación River.

El evento que ya se viene realizando año tras año y que ya se transformó en una costumbre contar con la presencia de jugadores actuales y también de íconos y glorias que pasaron por la entidad millonaria, como lo es Ubaldo Fillol, que se refirió a dicha cena y a la satisfacción que le genera ser tenido en cuenta. «Es emocionante para nosotros, a parte de la edad que tenemos la gente te recuerda a cada momento los campeonatos, es lindo», destacó el arquero histórico.

Además el «pato», que ya había concurrido a éste tipo de cenas a beneficio de la Fundación River, sostuvo que ésta particular velada ya se ha hecho un clásico y que está muy bien manejada por los organizadores de la misma.
El campeón del mundo confesó que le dice la gente cuando lo cruza en éste tipo de ceremonias. «Me dicen que me vieron llegar en el 75, vieron toda mi carrera, los 10 años que estuve en River, el bicampeonato, porque veniamos sin ser campeones durante 18 años», además contó cual es el del tema puntual del que más le hace referencia la gente. «Obviamente la copa del mundo con la selección», agregó Fillol.

En un día tan especial para la institución riverplatense al cumplirse otro aniversario del fallecimiento de Ángel Labruna, el «pato» que conocía y que de manera al «feo», le dedicó unas palabras. «A Ángel lo recuerdan todos. Pareciera ser que de tanto que lo quize y lo quiero, que está presente», comentó el portero campeón con la banda, quién fue dirigido por «Angelito».

Twitter: @gonzasolera

¡Feliz cumpleaños ídolo!

Hoy cumpleaños un guerrero acostumbrado a pelear desde abajo. Comenzó en Los Andes, llegó en la peor época del millonario y lo llevó hasta lo más alto. Hoy cumple 34 años Maidana.

Llegó y se fue siendo el mismo. Perfil bajo, callado, medido en sus declaraciones, respetuoso con sus rivales y respetado por los otros. Un ejemplo de futbolista tanto dentro como fuera de la cancha. Jonatan Maidana es ídolo y es sinónimo del River de estos últimos años, que solo de dedicó a hablar dentro de la cancha.

Arribó al más grande teniendo tan solo 24 años. Lo que aún mas acrecenta su figura es porque llegó para lo peor, el descenso a la B Nacional. Llegó en 2010 y a base de buenas actuaciones se gano la titularidad en el zaga central. Lo más recordado es su primer gol ante Boca tras un frentazo que nos dio la victoria en el Monumental. A pesar de tener una buena temporada, y que el millonario (en cuanto a puntos) había hecho una campaña de clasificación de Copa Sudamericana, el equipo descendió pagando los platos rotos de temporadas anteriores.

A pesar de eso, decidió quedarse y pelear desde abajo, con una institución diezmada desde lo económico, debido al accionar de personajes nefastos. Con la posterior llegada de Ponzio, se transformaron en los pilares del plantel que luego volvería al lugar donde jamás tendríamos que habernos ido.

Y lo que hizo después lo sabemos todos, un futbolista que fue figura indiscutida de River que gano absolutamente todo. Ahí fue donde apareció Jony, con sus quites justos, con sus anticipos y con sus rechazos. Sin embargo, siempre fue un jugador que jamás hizo alarde de todo lo conseguido. Tantos años de esfuerzos y de sacrificio dieron su fruto, en el 2014 llegaron los primeros tres titulos, Torneo Final, Copa Campeonato, Copa Sudamericana, con eliminación a Boca en el templo, en 2014. Fue parte de un plantel más que importante, ya que lograron una conquista internacional después de 17 años (la anterior había sido Supercopa en 1997).

Y como olvidar las Recopas Sudamericanas, el partido en el Mineirao donde puso el 2-0 ante Cruzeiro para empezar a dar vuelta la serie, o esas noches de la final ante Tigres, donde junto con Funes Mori anularon a Gignac, quien venía siendo figura en Marsella y futbolista de selección francesa. Y ni hablar de la Libertadores mas recordadas de todas, del 2018, donde el millonario consiguió el logro más importante de todos.

Un guerrero en la cancha, con temple, personalidad, y con su gran juego fue titular indiscutido en sus 9 años en la institución. Su sentido de pertenencia, su perfil bajo, sus logros hicieron que su nombre haya quedado grabado en la mente de todos los hinchas para siempre. Parte del muro que ahora el nuevo hincha recita de memoria. Mercado, Maidana, Funes Mori y Vangioni.

Cuando tuvo su despedida en el Monumental, el defensor dijo »Si vuelvo al Monumental va a ser como hincha», haciendo referencia a que no siente tener el mismo nivel como para volver a jugar en el Más grande, por eso apoyará desde su lugar de hincha. Hasta en eso es ídolo Jony.

 

 

 

El gran Amadeo Carrizo cumple 93 años

Cuesta homenajear a un arquero tan grande como el Monumental. A una leyenda en el arco, un adelantado para su época. Una leyenda viviente del fútbol argentino. Las palabras no alcanzan para describir su legado, las imágenes o vídeos tampoco le hacen justicia. Hoy cumple 93 años Amadeo Carrizo, nacido en Rufino, provincia de Santa Fe.

La maquina, esa delantera que el hincha de River lo recita de memoria, Labruna, Loustau, Pedernera, Múñoz y Moreno. Y como decía ese vídeo institucional por el cumpleaños del club, »en el arco atajaba el gran Amadeo», seguido por una aparición del mítico arquero.

Debutó a los 18 años, en 1945, cuando el millonario dejaba sellado en la historia del fútbol argentino una de las mejores etapas. El oriundo de Santa Fé aparecía con un estilo diferente e innovador para su época, el del arquero que sale a cortar el juego, que gambetea, que sale del área para generar superioridad numerica en la salida, cosas que vemos en Manuel Neuer y nos maravillamos, pero que lo teníamos en la país y en nuestro club hace un montón de años.

24 años ininterrumpidos en el millonario, (y además como titular), y 513 partidos siendo el hombre con más partidos en primera, solo por detrás de Mostaza Merlo. Nueve títulos en su poder. Ocho títulos locales y dos internacionales. Quizás la única cuenta pendiente sea el de la Copa Libertadores del 66′, donde el millonario estuvo a casi nada de ganarla y se nos escapó.

Además, fue arquero en la histórica victoria de la Banda, en 1952 ante Manchester City en Inglaterra. Aquel partido terminó 4 a 3 con dos goles de Labruna, uno de Walter Gómez y uno de Vernazza. Eso significó la primera victoria de un equipo argentino en territorio europeo. Esa vez, los dirigidos por Minella formaron con Amadeo Carrizo; José Ramos , Soria; Yácono , Spada , Héctor Ferrari; Vernazza, Prado, Walter Gómez, Angel Labruna y Loustau.

No todas fueron buenas para Amadeo, una espina en su carrera es la selección argentina y ese maldito Mundial de Suiza en 1958, en el que la albiceleste recibe una goleada histórica por 6 a 1 y termina quedando afuera en primera ronda, siendo Tarzán uno de los apuntados como los responsables de esa derrota. Aunque afortunadamente pudo redimirse en la Copa de las Naciones, torneo que se disputó por única vez, que se jugó ante Portugal, Inglaterra y Brasil. En esa liguilla la selección ganó los tres partidos y se consagró campeón. La noche destacada del gran arquero fue ante el Brasil de Pelé, en el Pacaembú, donde atajó un penal a mano cambiada a Gerson.

Ahora, presidente honorario de la institución, siempre ha estado cerca del club. A pesar de su edad, se lo ve muy lúcido y siempre hablando respetuosamente para referirse a los rivales o a otros clubes. Su grandeza tanto por su carrera, como por su manera de desenvolverse despierta respeto y admiración hasta por parte de simpatizantes de Boca, el clásico de toda la vida. Hace unos años, el club lo homenajeó, antes de un partido ante Atlético Rafaela, en el Torneo Final 2014.

 

Hace unos meses, cuando el club de Núñez festejaba la Libertadores más soñada: »La emoción más grande de mi vida es en este momento. Boca es grande y hay que reconocerlo. Y haberle ganado categóricamente bien, y eso me gusta a mí, no con un gol en contra ni de casualidad. River es merecedor de este éxito y que lo disfruten».

Ahora Amadeo Carrizo está pasando por un momento complicado de salud complicado, según informó hace unos días Rodolfo D’onofrio. Desde River desde la Tribuna le deseamos un muy feliz cumpleaños y una pronta recuperación.

¡Feliz cumpleaños Mostaza!

El de la cabellera color »mostaza», que apareció con tan solo 19 años en la primera de la Banda, hoy cumple 69 años. 

En ese momento, el año 1969, el técnico era Angel Labruna, nada más y nada menos. Le tocó debutar en un partido por la zona B del campeonato metropolitano, en un partido ante Estudiantes de La Plata, en una victoria por 1 a 0.

Debido a su personalidad, su temple y su juego se quedó en el club por 16 temporadas, siendo el titular indiscutido en la mayoría de los partidos. Si bien buscaron reemplazantes en muchas ocasiones, jamás se movió de su lugar, porque Mostaza es River y River es Mostaza.

Si bien salió multicampeón como pocos, (nada más y nada menos que 7 títulos),  reconoce que le quedo una cuenta pendiente. »Lo único que me quedó pendiente es salir campeón de América con River, en el 76′. No salimos campeones por un minuto», recordó hace poco en Fox Sports, como si se tratara de una espina que aún deja una cicatriz.

Sin embargo son pocas las cosas que quedar para reprochar a un equipo, cuando queda en la puerta de la gloria, y por esas cosas del fútbol, no se terminan dando. No se podrá negar su gran carrera y el legado que dejó en el club, eso sin mencionar que jugó toda su carrera en el conjunto de Nuñez. “Yo jamás me voy a terminar de ir de River», afirmó el día de su retiro.

Como técnico tuvo un paso bueno por el club, allá por la temporada 2005/06, pero quizás se esperaba más de el. Cuando renunció se comentaba que fue por diferencias con Marcelo Gallardo. A pesar de eso, reconoció al muñeco cuando le tocó dirigirlo, »Marcelo veía bien las cosas dentro de la cancha y hablaba con los compañeros, y lo hacía bien».

Desde River desde la tribuna le deseamos a un símbolo del fútbol argentino, ¡Feliz cumpleaños Mostaza!

”,

¡Feliz cumple Tolo!

El 25/04/1955 nació Americo Rubén Gallego, un emblema reconocido por sus tiempos de jugador y también por sus mejores épocas como entrenador. ¡Felicidades!

Si bien hace mucho que Gallego no tiene nada que ver con el mundo River, uno siempre lo recuerda por formar parte de aquel equipo que ganó la primera Libertadores y la Intercontinental en 1986.

En el día de hoy el Tolo está cumpliendo 64 años y ya hace 4 que se encuentra sin dirigir. La última experiencia que tuvo fue algo irregular en Newell’s en 2015.

Repasando su era como jugador, comenzó allá por 1972 cuando debutó justamente en Newell’s, hasta 1981 cuando pasó a las filas de River Plate. Cabe destacar que en 1978 fue Campeón del Mundo con la Selección Argentina. En River estuvo desde el 81 hasta el 88. Allí ganó 2 torneos nacionales y 3 internacionales.

En 1994 comenzó una larga carrera como DT que lo tuvo dirigiendo en River, Newell’s, Independiente, Toluca, Tigres y Colo Colo. Por su parte, también fue ayudante de Daniel Passarella en citas destacadas como los Juegos Panamericanos 1995 y el Mundial 98

Entre sus títulos como DT: obtuvo 4 títulos nacionales (2 con River, 1 con Newell’s y otro con Independiente), además en México ganó 2 titulos más (ambos con Toluca).

Pasando en limpio como jugador Gallego ganó 5 títulos. Mientras que como entrenador hizo lo propio en 6 ocasiones.

Un día como hoy debutaba Gallardo

Pelo enrulado y corto, petiso, flaquito y con una cara similar a los muñecos de esa epoca. Camiseta suelta con sponsor Sanyo y la cara de juventud de Marcelo Daniel Gallardo, en ese entonces con tan solo 17 años de edad, haciendo su debut en el millonario.

Llegó a River desde muy chico, y como el lo contó alguna vez, casi se olvidan de probarlo. Su sueño de chico no era ser futbolista, mientras los chicos del barrio pasaban horas corriendo detrás de la pelota, el se decidía por montar o barriletes y otras actividades de esparcimiento. Fue después cuando se decidió por el fútbol, y si nos ponemos a pensar lo cerca que estuvo de no llegar al millonario, tendríamos que tener en cuenta todo lo que nos perderíamos después.

Un día como hoy, pero en 1993, haría su primera presentación ante Newell’s. Aquella tarde, el millonario vencería 2 a 0 a los rosarinos con un doblete de Da Silva. Esa vez, Pasarella, por este entonces DT del millo, decidió meterlo en lugar de nada más y nada menos que Ariel Arnaldo Ortega.  Ese día, el conjunto de Núñez formó con: Adolfo Javier Zeoli; Guillermo Daniel Rivarola, Fernando Gabriel Cáceres, Carlos Julio Bustos y Ricardo Altamirano; Gustavo Zapata, Leonardo Astrada, Jorge Gabriel Vázquez y Rubén Fernando Da Silva; Ramón Ismael Medina Bello y Ariel Arnaldo Ortega.

Con la llegada de Ramón un año después, vendrían momentos inolvidables para el mundo riverplatense. Tricampeonato, Copa Libertadores, Supercopa Sudamericana y un montón de momentos que quedaron marcados en la historia para siempre. Esos fueron los primeros pasos del muñeco, que tuvo su primera etapa en el club desde 1993 hasta 1997.

Jugador habilidoso, pensante, de una exquisita pegada, temperamental y de cabeza fría. Esos son los adjetivos que le calzan a la perfección al oriundo de Merlo, tanto en su paso como jugador, como ahora de director técnico.

Hace 29 años nos dejaba Peucelle

Un excelente jugador y un formador histórico del fútbol argentino. El responsable que a River le digan El Millonario. Hace casi tres décadas pasaba a la inmortalidad, dejando detrás un legado en nuestro fútbol que será inigualable. Además de sus títulos con la banda, ganó dos veces el Campeonato Sudamericano con la selección, hoy conocida como Copa América.

El 13 de septiembre de 1908 llegó a este mundo Carlos Peucelle. En 1930, el Maestro llegó desde Sportivo Buenos Aires, y tras haber jugado el mundial de 1930, al millonario. En ese entonces era una cifra histórica. 10 mil pesos, hecho por el cual ahora al club de Núñez se lo conoce como el millonario. Jugaba por los costados, pegado a la raya, si bien su posición de origen fue de delantero derecho, el futbolista aparecía sorpresivamente por ambos costados.

Barullo se lo conocía popularmente, ya que dejaba desparramados a sus rivales. Además de ser un goleador letal, con 113 goles se convirtió en el noveno máximo goleador en la historia del club. Ganó cuatro títulos locales, en 1932, 1936, 1937 y 1941, además de hacerle dos goles a Boca. Y como si fuera poco, fue uno de los que dirigió a la maquina, ya con el buzo de DT, delantera que quedó grabada en la retina de los simpatizantes del millo. Además fue uno de los primeros jugadores »polifuncionales», ya que cuando el partido se ponía cuesta arriba se animaba a jugar en el mediocampo o hasta en la defensa.

“Como jugador de fútbol no fue el mejor, que debe estar entre José Manuel Moreno, Antonio Sastre, Adolfo Pedernera y Félix Loustau. Pero me animo a discutir su inclusión entre los más completos que se hayan visto, junto a Alberto Ohaco (Racing) y el uruguayo Angel Romano”, así definió el histórico periodista, Dante Panzeri, al futbolista.

A pesar de lo reconocido y respetado que era en el ambiente futbolístico, Peucelle siempre mantuvo los pies en la tierra y jamás se jactó o se creyó los elogios o los apodos que lo adulaban.  Una vez le preguntaron “-Maestro, ¿usted fue el padre de La Máquina? -No, nooo… Esas cosas se dan por muchos, nadie las prepara. Yo no hice nada. Lo hizo Doña Rosa… -¿Doña Rosa? -Sí, Doña Rosa Pedernera, la mamá de Adolfo…”, sostuvo.

En un viaje en barco hacia Río de Janeiro, el entrenador húngaro Emérico Hirsch le había pedido a Rufino que lo llame maestro, a lo que Peucelle respondíó Yo al único maestro que conozco es al de la panadería, al maestro de pala”.

 

¡Feliz Cumpleaños Burro!

El distino, el gambeteador, el que nos hizo vivir momentos inolvidables, hoy cumpleaños el juGenio.

Siempre están esos jugadores que tienen su lugar en el mundo, aquellos donde muestran su mejor potencial y donde pareciera que todo les sale bien. El lugar del mundo de Ortega es en River y claro está que River también necesitaba un jugador como el burrito. El futbolista debutó en 1991 en el millonario para dejar una huella para siempre en el fútbol argentino. Cabe destacar que el portador de la 10 aún sigue ligado al club.

No podemos quedarnos con un solo momento del jujeño en River. El hombre de 45 años fue uno de los futbolistas que ahora están en peligro de extinción, en un fútbol donde se prioriza exageradamente correr con la pelota, escasean los jugadores pensantes, que hacen la pausa, que tienen una visión de juego diferente a la de los demás jugadores y se hacen cargo de las jugadas ofensivas como unos maestros. Hasta la llegada de Quintero, el millonario extrañó los momentos de inspiración del burro, que con total desparpajo dejaba enredados a sus oponentes.

Goles a Boca en la Bombonera, su estúpenda Copa Libertadores en el 96′, sus gambetas, la tarde de los cuatro goles a Unión, una obra de arte frente San Lorenzo esa tarde de diluvio, el baile al Boca campeón de la Libertadores en 2007, el capitán de un millonario en un momento crítico que pudo sacar campeón de aquel Clausura 2008. Los momentos son demasiados,  y es muy difícil quedarse con uno solo. Más allá de toda estadística, del montón de títulos que ganó, lo que queda es esa inteligencia y esa belleza a la hora de jugar, su soltura para hacer jugadas memorables, para descaderar a los oponentes, para meter el pase perfecto o el gol soñado.

Se despidió del Monumental en 2013, como jugador, porque es de esos jugadores que jamás se va a ir del club. Esa noche se sumó a la lista de selectos futbolistas que tuvieron el honor de decir adiós a su paso como futbolista en el templo del fútbol argentino, un gusto que solo se pudieron dar Beto Alonso, Francescoli y más tarde Cavenaghi. El último gran ídolo que ha tenido la institución hasta el 2010, puesto que más tarde se consolidarían como referentes Cavenaghi, Ponzio y Maidana.

Ahora sigue dando pinceladas de su excelso fútbol en los Torneos Senior y también esta trabajando en las divisiones inferiores. A pesar de no pisar más el verde cesped del Estadio Monumental el burrito nunca se va a ir del club, porque es sinónimo de River.