«Uno de los recuerdos más grandes que tengo»

El reconocido actor e hincha de River, Diego Peretti, habló sobre la historia del club, desde el descenso has la historia que se construyó tras ese suceso.

Reconocido por su papel en Los Simuladores, actor, psicólogo e hincha de River, Diego Peretti, habló sobre su amor por River desde el lado del fanático pero también hizo un análisis desde lo profesional como psicólogo. Te contamos lo más importante de la entrevista con el medio deportivo Olé.

“Extraño ver fútbol, no sólo a River”, comienza el actor. “Extraño ver la Liga española, la inglesa y sobre todo, la nuestra. El domingo a domingo es como un hecho cultural muy folclórico, muy arraigado en nuestra sociedad. Cuando no se juega, se nota. No es que me provoque depresión pero sí siento que falta algo. Lo tengo muy visto. Miro los partidos y enseguida sé cuándo vienen los goles. Tengo memoria visual.”

«Uno de los recuerdos más grandes que tengo fue el haber ido al Monumental en la semifinal de la Sudamericana 2014, el día que Barovero le sacó el penal a Gigliotti, el del gol de Pisculichi… Fui invitado al palco de honor, en donde estaban entre otros Amadeo Carrizo, al que le vi extender esas manos, y me impresionó… Aquella noche el estadio estaba como nunca. Y creo que ese día, en la época de Gallardo, se provocó un giro. No sólo contra Boca, sino en general. River comenzó a tener una estirpe copera que hasta ese momento no había tenido, a pesar de que ya había ganado dos Libertadores. La estirpe tiene que ver con un equipo que es más sólido a nivel internacional, y eso lo hace histórico. Gallardo lo colocó ahí. Eso lo que yo más agradezco haber vivido. Porque era la única asignatura pendiente de River», declaró Peretti sobre aquella noche inolvidable para él.

Cuando se le consultó sobre la el momento actual de Boca: “Boca quedó extremadamente dulce y bailando sobre laureles después de las Libertadores, de los ciclos de Bianchi y de Basile. Por ahí le cuesta encontrar el rumbo porque en el fútbol, como en cualquier deporte, después de muchos éxitos se necesita un gran baño de humildad. Estar abajo. El golpe de Madrid, si lo saben procesar, va a ser movilizante. Esperemos que cuando se despierten estemos a la altura.» dijo el reconocido hincha del Millonario.

Luego le preguntaron, si ese golpe había generado un dolor luego de la Superfinal de La Libertadores, e hizo un análisis intercalando el hincha con lo profesional: «¿Cómo no va a estar golpeado? El torneo que ganaron creo que ayuda en parte a cicatrizar esa herida, que va a estar siempre como la nuestra del descenso. Pero, a ver: en un taxi, en un camarín, en una farmacia o en un colectivo, cualquier hincha de Boca a River le decía “gallina”. Eso se terminó. Queda el bostero y gallina como un apodo, como un alias, pero no como algo que titula, que caracteriza la actualidad. Hoy si un bostero te dice “ustedes son gallinas”, queda un silencio…. Es un argumento que cae en un vacío».

Por último, cerró con el tema más consultado quizás durante estos días en el que la cabeza no hace más que pensar: «Cualquiera le tiene temor a la muerte. Pero hay que vivir el presente. No sirve de nada saber que esto se terminará. No te quepa ninguna duda de que alguna vez se acabará todo esto, y que después va a ser difícil encontrar a un conductor y a un equipo represente tanto a la gente como éste. Pero mientras esto dure, hay que pasarla bien»