¨Quiero volver a River, quiero volver a River, quiero volver a River¨

El exjugador de River, siempre activo en sus redes sociales manifiesta su amor y su fanatismo por el Millonario. Driussi habló desde Rusia y expresó sus ganas por volver a jugar con La Banda. Con quién comparte sus días de cuarentena y lo que extraña de la Argentina.

El delantero, que en la actualidad se encuentra en el Zenit casi a diario comunica en sus redes sociales lo que extraña estar lejos del club de sus amores. El Gordo, como lo llaman sus íntimos, se encuentra en el país europeo junto a su mujer y su pequeña hija. Son ellas que les dan las fuerzas para continuar en el fútbol ruso. Su lucha por asegurarles un futuro a su familia, sirve para que todavía no haya pegado la vuelta a la Argentina y a jugar en Núñez. En este momento que el mundo todo atraviesa una de las pandemias más grande y posiblemente graves de la historia de la humanidad, un Driussi intimo habló de cómo vive esta situación: ¨Ahora supuestamente por lo que dijo Putin está todo bajo control: no estábamos en la cuarentena obligatoria hasta el 29 de marzo (y durante 9 días), pero el club ya nos había obligado a los jugadores a no salir por precaución o para cuidarnos porque el virus está. Hay 1.200 y pico de casos en 140 millones de habitantes, es poco y parece estar controlado, pero estamos cuidándonos. El 14 de marzo fue el último partido que jugamos (7 a 1 del Zenit al Ural, con un gol de Driussi) y después paramos. El torneo se frenó hasta el 10 de abril pero seguramente va a ser bastante más¨. Apenas unas horas después de estas declaraciones del futbolista, el presidente de Rusia quedó en aislamiento, ya que su médico personal dio positivo de COVID-19.

No son horas fáciles para nadie y Sebatián junto a su familia no es la excepción. Por esto contó cómo viven la cuarentena: ¨Con mi hija Franca, mi familia. Entrenando. Tengo mi propio gimnasio acá y entreno todos los días para no perder el estado físico. Y después disfruto mucho de mi nena, por ahí cuando te toca entrenar o jugar, con viajes que suelen ser muy largos por lo grande que es el país, puede pasar que la veo poco, así que aprovecho eso ahora, que está en una linda etapa. Se la pasa haciendo dibujitos por todos lados, corre al lado nuestro cuando estamos en el gimnasio, ja. Yo juego bastante el counter strike y ella se me queda al lado gritando “¡pum, pum, pum!”. No sé, pega stickers, está aprendiendo a pintar. Decí que usa lápices y crayones porque si no me viene una multa terrible del dueño de la casa que alquilo, ja, porque pinta todas las paredes¨.

Este Driussi íntimo también habló sobre las distancias y qué extraña de Argentina, y dijo: ¨Uh, todo. Principalmente la familia y mis amigos. Comer un asado, pasar un buen momento. Eso es lo que más extraño. Y suelo hacerlo en las vacaciones, pero los primeros días cuando vuelvo a Rusia son muy difíciles. Te soy sincero, a veces mariconeo un poco en ese sentido se hace complicado. Si te digo la verdad… Todas las vacaciones cuando vuelvo se me pasan mil cosas por la cabeza. Pienso: quiero volver a River, quiero volver a River, quiero volver a River, quiero estar en Argentina. Después de unos días de entrenamiento y con la cabeza un poco más fría se me pasa. Y estoy un poco más preparado, porque me pasa en todos los recesos: por ejemplo, esta última vez se me hizo más tranquilo, porque además sabía que mi familia iba a venir de visita después durante la pretemporada¨. No es fácil para nadie que está lejos de su país. Aunque él está en un lugar privilegiado, que a cualquiera le gustaría estar, lucha día a día por continuar en Europa, para asegurarle un bienestar a su familia, por sobre sus deseos de volver a jugar en El Más Grande.