Monserrat: el River 96/97, la Intercontinental y su relación con Ramón


Roberto Carlos Monserrat, aquel número ocho del River de la década del 90´, recordó su paso por el Millonario y analizó distintas situaciones que sucedieron durante su período en el club.

Monserrat, alejado del fútbol profesional, rememora el plantel de la temporada 96/97 y asegura que “éramos conscientes de que a los 25 minutos ya íbamos a ir ganando por dos o tres goles”. “Cuando salíamos a la cancha, sentíamos que no podíamos perder. Sabíamos que ganábamos sí o sí por el estilo y los jugadores que teníamos”, asegura.

Sin embargo, aquel equipo glorioso que conducía técnicamente Ramón Ángel Díaz, le quedó la cuenta pendiente de ganar la copa Intercontinental ante la Juventus. “La única espina que tengo es la Intercontinental. Podríamos haber quedado más en la historia. El cordobés dejó en claro que “el mayor error que creo que cometimos fue haberlos esperado los primeros 20 ó 25 minutos, en donde nosotros desequilibrábamos y sacábamos la diferencia”. Por último, el “Diablo” afirmó que “le tuvimos mucha precaución y vos tenés que morir con lo tuyo, confiar en lo que tenés, como hace el Muñeco Gallardo ahora”.

Como se supo en aquel entonces, la relación del plantel con el entrenador no era la mejor y el ex mediocampista no negó esta situación. “Era un tipo creído, pensaba que era el único. Con el paso de los años se dio cuenta de que no fue él quien nos sacó campeones. Se dice que si la relación entre jugadores y DT no es la mejor, se lo puede voltear, pero en ese caso no fue así: teníamos un plantel tremendo y el deseo de ganar cosas y dinero pudo más”. A su vez, ratificó que “después de que se fue Francescoli, limpiaba a uno o dos por semana o lo mandaba a Reserva”. “Si el día de mañana me toca dirigir, no voy a hacer todas esas cosas que me molestaron en mi etapa de jugador”, sentenció.

A la hora de hablar de Marcelo Gallardo, no dejó de elogiarlo y felicitarlo por todo lo que ha conseguido en la institución riverplatense. “Fue una sorpresa que haya logrado tantas cosas como entrenador, bien merecido lo tiene”.Muñe era más bien tímido, pero tenía personalidad. Me pone muy feliz que le esté yendo bien”.