El Chori Domínguez habló sobre la derrota en la Superliga

Alejandro Domínguez habló desde España y puso la voz sobre lo sucedido en la última Superliga y los cruces coperos entre River y Boca.

Luego de su retiro del fútbol profesional, el Chori Domínguez habló desde su residencia en España y contó cómo vive en carne propia lo que sucede en España, donde reside: «Es una situación rara, nos agarró de sorpresa. Es más: cuando comenzó, tenía mensajes de familiares de Argentina y nosotros, acá en España, como si no pasara nada. Pensábamos que eran situaciones medias raras, pero al principio se hablaba de un brote de gripe. Con el tiempo, todo se agravó y lamentablemente se tomaron medidas tarde, porque al país lo agarró por sorpresa. Hoy en la calle no anda nadie, sólo si tenés alguna autorización. Apenas se puede ir a un supermercado o a la farmacia. Al que agarran en la calle le aplican multas de 600 a 30 mil euros. Es una situación complicada» contó el ex jugador en diálogo con TyC Sports.

Con la cuarentena obligatoria de por medio, aprovechó para hablar con el canal deportivo, sobre fútbol, primero hizo un repaso de lo que fue previo a su retiro, y sobre que le hubiera gustado tener un nuevo ciclo en el equipo Millonario. «¿Si me quedó un sabor amargo por no poder despedirme en River? En principio sí, porque mi deseo era otro. Pero tampoco podía controlarlo. Estoy tranquilo porque cuando tuve que tomar una decisión la tomé y brindé todo de mí. Pero hoy tengo lo más importante, que es el agradecimiento de la gente, que es mutuo. Fue un año muy complicado que vivimos, pero al final lo que queda es el sentimiento del hincha. Una plaqueta, que no me la dieron, no me llena. Yo estoy tranquilo con las decisiones que tomé y estoy feliz con el presente de River».

Sobre esto se posó e hizo eco sobre el presente del equipo y lo acontecido en la última Superliga, «Con el cambio de DT se vio a un Boca diferente, pero eso no tiene nada que ver con las definiciones entre ambos porque River hace mucho tiempo que es muy superior. Más allá que el último torneo lo ganaron ellos, creo que River se complicó en el partido con Defensa y Justicia, porque no era fácil ir a Tucumán y ganar porque es un equipo complicado en su cancha. El torneo ganado no tiene nada que ver con los mano a mano que le ganó River».

Por último el nacido en Quilmes, hoy con 38 años, culminó sobre su ciclo en el equipo que dirigió Matias Almeyda durante el momento más difícil en la historia de La Banda. «Era una sensación rara, si bien yo conocía muchas canchas por haber jugado con Quilmes. Volver con River no era normal. Con Fernando (Cavenaghi) siempre intentamos hacerle entender al equipo que era lo que nos tocaba. Se decía que era nuestra obligación (volver), pero no es así: nosotros tomamos la responsabilidad de llevar a River a Primera y cumplimos. Hubo momentos en los que la pasamos mal, pero teníamos un grupo fuerte».