Ni la cuarentena frena al Muñeco

La cuarentena golpeó a todos. El miedo, el encierro y el aburrimiento consumen a muchas personas que no tienen actividades para hacer, aunque este no es el caso de Marcelo Gallardo: No deja de trabajar ni un minuto.

Luego de un arranque de año defectuoso, en el que estuvo dos veces ausente  por una cirugía y un cuadro gripal, sumado a la derrota en la Superliga, el Muñeco está activo y piensa en cómo el futuro de River puede ser positivo.

Videos de partidos anteriores, posibles fichajes y proyectos presentados a la dirigencia son algunos de los factores que demuestra qué lejos está de sentirse golpeado, el conductor técnico del primer plantel.

Entre esos planes presentados, existe uno muy curioso que lo relaciona a él con uno de sus hobbies: Le pidió a D’Onofrio que realice canchas de paddle en el predio de Ezeiza. Esto sería para tener una distracción recreativa en el medio de los entrenamientos.

Por último, el Muñeco controla a los jugadores con rutinas obligatorias todos los días de entrenamientos y un régimen de conducta alimentaria supervisada por nutricionistas, para que la vuelta al fútbol sea lo menos dolorosa posible. Sí, vive como piensa y su genio no le permite cesar.

Deja tu comentario