Y de regalo, un oso

Benjamín, un fanático de River que tiene junto a su padre de ídolo a Lucas Pratto, cumplió hoy sus siete años y se llevó el regalo que más lindo de todos.

Desde ese nueve de diciembre del 2018, cuando Pratto en Madrid empataba la vuelta de la final de la libertadores contra el eterno rival y para festejar cruzo los brazos y eternizo el festejo del oso, que quedará en la memoria de todos los hinchas millonarios.

Benjamín y su padre, desde ese momento, le pusieron la piel y a modo de homenaje al delantero, van siempre vestidos de oso a todos los partidos que el más grande juega de local. Pero hoy Benja quería que su festejo de cumpleaños número siete sea único.

Por eso, en compañía de su padre, con el atuendo habitual, fueron hasta el entrenamiento del equipo de Gallardo y ahí esperaron a que saliera Pratto para llevarse así el regalo más lindo en su cumple.

Así Benja no solo cumplió su sueño, sino que lo dejo plasmado en una foto, que guardará para la eternidad, y será tan imborrable, como haber ganado la final más soñada de todas.

 

Deja tu comentario