La travesía impensada para ver a River

Dicen por ahí que las pasiones son difíciles de explicar, que el amor por un club de fútbol se siente y no tiene lógica. Un hincha del Más Grande contó a RDLT la particular manera en la que encaminó su propia aventura para llegar a la gran Final.

Gastón Iglesias tiene 22 años es periodista deportivo, se recibió hace dos años. Vive con sus padres a pocos metros del Monumental. El 18 de noviembre, con cinco días de anticipación, emprendió un viaje más para acompañar al Millonario. La historia de este hincha de River, como las de tantos otros, refleja el amor y la pasión por los colores. Que no se explican, se viven y se sienten.


Organizar un viaje de casi 4000 kilómetros no es algo se haga de un día para el otro. Mucho menos si la solución no se encuentra en un costoso vuelo directo de avión. La preparación para una final lleva semanas, no sólo está el viaje. Gastón, le contó a RDLT cómo planificó el viaje a Lima: ¨Al ser Socio Pleno con Tu Lugar en El Monumental, pude conseguir mi entrada para Chile. Me costó como a todos, pero tras estar tres horas intentando lo logré¨. El fanático de la banda, como tantos otros, tenía resuelta la idea de viajar al país trasandino. Pero a raíz de los hechos de violencias sociales que atraviesan los chilenos, los planes que tenía previstos tuvieron que cambiar: ¨La cancelación de la sede hizo que se nos venga el mundo abajo a todos¨, afirmó.


Iglesias sabía que iba a ser imposible costear los 100 mil pesos que costaba la nueva experiencia. Pero River es familia. Gastón conoció en el Mundial de Clubes pasado a hinchas de Córdoba, con los que forjó una estrecha amistad. Ellos iban a ser sus salvadores esta vez: ¨La única opción que tenía era hacer todo lo posible para conseguirle entradas a una gente cordobesa que conocí en Abu Dhabi el año pasado, quienes tenían a disposición un auto para viajar, pero aún necesitaban el ticket¨. Con la ayuda de muchos otros hinchas que no pudieron viajar, los fanáticos del campeón de América pudieron hacerse de los pines y conseguir los tan ansiados tickets. Así empezó el largo recorrido hacia la final.

El periplo del periodista fanático del Millo arrancó el 18 de noviembre a las 19:30 hs. desde Retiro rumbo a la provincia de La Docta. Allí se encontró con sus amigos, Gustavo, Juan y Tomás, que lo recibieron felices. Una segunda etapa comenzaba para ellos. De Córdoba pasaron por Catamarca, Tucumán, Salta y Jujuy, que los esperaría Daniel, quien voló desde Buenos Aires.


Para cualquier persona que no comprenda el amor por una camiseta, lo que hace Gastón puede ser irracional pero para él no: ¨No lo considero ‘una locura’. River una vez más es la hermosa excusa para salir a conocer el mundo. Esta vez toca visitar casi media Argentina, como también parte de Chile y Perú¨. Además contó: ¨Tuve la suerte de poder estar en Japón, allá en 2015, lo que significó sacar cinco tarjetas nuevas para pagar el viaje en muchísimas cuotas y dejar de lado la compra de un auto. El pasado año estuve en Abu Dhabi, viaje que aún no pagué, porque un amigo con su padre se ofrecieron a abonármelo en su totalidad con el compromiso de cuando venda un inmueble devolverles el dinero. También estuve en Porto Alegre contra Gremio, en donde también fui en auto, y fue un viaje repleto de anécdotas. Esos son algunos lugares que conocí, además de muchas provincias argentinas, Bolivia y Paraguay¨.

El joven periodista, no se olvida de muchos otros hinchas que están en viaje rumbo a Lima y cuenta algunos momentos que no fueron tan agradables: ¨En Chile no fueron muy amables con nosotros. Nos querían cobrar $100 el agua caliente. Pero no hubo problemas por suerte¨. Porque el mate para todo argentino no puede faltar.

Todavía les quedan 18 horas más hasta llegar finalmente a Lima y el fanatico anticipó: ¨Ahora nos están faltando unos 230 km hasta llegar a Arica, el cruce de Chile a Perú. La idea es seguir hasta Tacna, dentro de Perú, unos 150 km más para pasar lanoche. Mañana a las 6, como estos dos días, subir al auto y arrancar el trayecto final hacia Lima. Esos serán unos 1.230 km más. Aún queda, pero los mates, la música y el paisaje acompañan muy bien¨.
Gastón está ansioso por llegar, pero no nervioso: ¨Me preocupa el hecho de llegar, que el auto no nos de ningún imprevisto y que la ruta nos siga ayudando. Pero estamos tranquilos, porque sabemos que hay que creer. Siempre creer¨, finalizó con las mismas palabras que Gallardo le hizo creer a los millones de fanáticos de River que todo se puede.

 

Deja tu comentario