Aguante hincha, aguante

El sentimiento del hincha luego del cambio de sede de la final.

Esta vez, el termómetro no está a cargo de la misma persona de siempre debido a que ante la decepción del cambio de sede debió dejar temporalmente el timón de esta columna.

24 de Noviembre de 2018.

Copa Libertadores Final vuelta, estadio Monumental. River – Boca.
Los hinchas de River estuvimos alrededor de 5 horas encerrados en nuestro propio estadio (se cerraron las puertas). Por no extenderme, no ahondaré en detalles relacionados a los cuantiosos incidentes fuera del mismo.

“Se juega el día domingo”

25 de Noviembre de 2018.

Nos levantamos con una sensación un poco distinta, con la ilusión un poco herida por lo acontecido el día anterior, pero aun rengueando llegamos con todo lo que nos quedaba a presenciar el partido de nuestras vidas.
Nueva herida, esta vez sin encierro, pero a sabiendas de que no iba a ser simple la resolución.

Negocio redondo, Madrid…

Es insoslayable mencionar lo vivido por el hincha de River el año pasado, para acercarnos a describir, aunque solo con palabras, lo que siente hoy.

Razones distintas, esta vez el papelón fue ajeno. Papelón de la clase política chilena y no así del pueblo, quien adopta una posición, no me atrevo a sentenciar, para imitar, pero si para tener por demás en cuenta. También es necesario aclarar que fue la opción más fácil y en ciertos aspectos, lógica pero…

A chile llegábamos en auto, con sumo esfuerzo, y ahora se hizo inalcanzable para mucha gente.
Otra ilusión robada. En este caso no se optó por el negocio más grande, pero tampoco se priorizó al hincha.
Esperamos que los que manejan en abundancia lo que a nosotros más nos cuesta, se hagan cargo. Y por sobre todo, esperamos y confiamos en que el equipo nos va a devolver, como hemos atestiguado en ocasiones aún más cruciales, un poco de esa alegría, que hoy lamentamos decir, nos han quitado.

IG: Jpcarpoo

Deja tu comentario