La contradicción de Gallardo

Un resultado traicionero nos acompaña esta tarde, sin embargo hay confianza de que este equipo va a dejar todo una vez más en la cancha. Algunas claves de la confianza puesta en Napoleón.

“No hay nada más que esto, no hay nada más”, se le escapó al Muñeco después de la final. Coincidimos el pueblo entero con Gallardo de que fue el punto máximo para el hincha de River, porque será eterna e irrepetible esa copa. Al mismo tiempo, pareciera que durante este semestre se contradijo. Porque demostró con su carácter y su templanza que el Millonario está para mucho más.

En un comienzo, después de tanta gloria, el equipo estuvo dormido, pero el entrenador más ganador del Más Grande activó el chip en el plantel, unió una vez más a la familia y sembró la convicción de que se podía ir por más. Con la Recopa alimentó ese gen que instaló en cada jugador y levantó su décimo trofeo como director técnico.

Luego del parate por la Copa América, el Millonario volvió al ruedo y demostró ser un equipo unido. Lo insólito es que un sector del periodismo prefería hablar sobre las polémicas generadas a partir de penales o el uso del VAR, en vez del juego colectivo, la presión constante, la calidad a la hora de jugar a un toque que tenía el equipo. Pero para la mayoría River, en casi todos los partidos, brindó un show único.

Así fue que llegaron los elogios de Pep Guardiola para nuestro técnico. Sin embargo, el reconocimiento no se lo llevó por la final de diciembre, sino por la manera de reinventarse una vez más con un plantel que se podría haber relajado para disfrutar del éxito alcanzado meses atrás, cobrar sus sueldos y esperar que algún equipo de afuera se los llevara.

La labor magistral del Muñeco hay que ponerla una vez más en lo más alto, porque este equipo fue contagiado con el hambre que Marcelo Daniel Gallardo tiene por ganarle a Boca. Esas ganas de revertir todas las estadísticas y una pendiente que hace muchísimo tiempo el club no podía descontar. Por eso es que confiamos ayer, hoy y siempre en que el objetivo va más allá de los títulos y de los números, va por la camiseta, por poner en lo más alto al club más grande de América.
Esta tarde tenemos un nuevo desafío. River tendrá la posibilidad de acceder nuevamente a una final de Copa Libertadores. A no relajarse que nada está dicho, y recordar que ese “no hay más nada” quedó en el Bernabéu. Ahora hay mucho más.

@chacoferrero

Deja tu comentario