Los números no mienten

El Millonario tiene un ojo puesto en la Copa Argentina, con el otro espera por el choque frente a Boca, pero una particularidad sobre cómo le fue en los últimos años en ambas copas puede llegar a marcar un rumbo. 

Una vez más Gallardo tiene por delante un mano a mano. Desde que asumió como DT las estadísticas las lo acompaña y logró cifras que en estos tiempos del fútbol pocos entrenadores pudieron alcanzar. En partidos de eliminación directa ganó 48 partidos de un total de 58 encuentros. 

En las competencias internacionales tuvo siempre la posibilidad de revertir resultados, alcanzando un promedio de eficacia del 82,5% con 24 de 29 mano a mano superados. Sin embargo en lo que respecta a torneos locales, en la Copa Argentina el Muñeco mantiene un invicto de 19 partidos. La última derrota del Millonario en los 90 minutos fue en la temporada 2014-15 cuando cayó con Rosario Central por 2 a 0 en los 16avos de final.

Desde ese partido todo fueron triunfos y empates. Pero una coincidencia destacable, fue que desde el año anterior, luego de la eliminación en la Copa Argentina se coronó en la Copa Sudamericana. Al año siguiente, el resultado fue similar, quedó afuera de la copa doméstica pero a fin de año levantó la Copa Libertadores.

Ya en 2016, luego de tanto éxtasis la eliminación en octavos de final ante Independiente del Valle, pasó como un mal trago pero llegó la primera coronación en la Copa Argentina. Un año más tarde, River fue bicampeón a pesar de tener el disgusto de quedar eliminado en semifinales de la Libertadores ante Lanús.

El año pasado por el despliegue y juego del Millonario adentro de la cancha, estaba para ganar los dos títulos. Sin embargo en semifinales de Copa Argentina fue eliminado por Gimnasia de La Plata por penales, tal vez por estar pensando en la final que tenía que disputar frente a Boca. El 9 de diciembre se coronó ante el mundo entero levantando la Copa Libertadores que quedará por los siglos de los siglos en la memoria riverplatense.

En esta instancia, una vez más River tiene por delante dos compromisos, uno que sirve para evitar un repechaje de Copa Libertadores 2020. El otro tiene una complejidad mucho más fuerte, eliminar por tercera vez de una competencia internacional a los xeneizes. La suerte está echada y no habrá preferencia alguna por ninguno de los partidos. Gallardo tiene por delante un desafío nuevo, el de obtener la doble y por qué no la triple corona.

@chacoferrero

Deja tu comentario