El primer capítulo de la trilogía

Empezamos con la primer parte de una lista de superclásicos.

Los organismos de seguridad prohibieron varios planes del color de las tribunas, aclaro que solo una parte porque pese a todo la fiesta se encendió y nadie la pudo parar, el recuerdo de Madrid, los globos negros del minuto 25′ y un rival que demostró el temor, se agazaparon quedaron reducidos «a no perder», creyeron que era su mejor plan ser «antifútbol».

Pero aparte del 0-0 en el marcador, bastó con ver las acciones y detenerse en los hechos para dejar en claro que nuestros jugadores defendieron la localía, pusieron la iniciativa, fueron al frente a jugar e intentar ganar el duelo. Enzo Pérez barrió todo lo que se le cruzó, Exequiel Palacios y De La Cruz, dejaron todo en cada corrida, Casco expresó la mejor versión, aunque nos quedamos con ganas de un gol, merecido hubiese estado el triunfo que no se dió.

Pelotazo va y viene, se escondieron en el fondo, no se asomaron y así creyeron que lograron el mejor partido, pero no fue así, le restó emoción su actitud, no dejaron que pudiéramos disfrutar de un buen fútbol y de paso como manda la historia y en algún momento expresó Ramón Díaz «Vimos un equipo con muchos temores, tenían la camiseta de River enfrente».

 

 

 

Deja tu comentario