Ser fuerte es lo único que resta

Una noche complicada y un pase a Semifinales.

La previa no era lo mejor, conflicto con De La Cruz, los disturbios del público molestando en el hotel, rumores de todo tipo inundaban el panorama de lo que se venía se esperaba más de lo que sucedió podría haber sido peor, el error de Bascuñán yendo al VAR y no sacando la tarjeta roja a Haedo tras la plancha a Exequiel Palacios y las que se le escaparon cobrar fueron lo mínimo a lo esperado.

Salieron los once a la cancha con las mismas dudas, puntos suspensivos para el primer pitazo, desorden en todos lados, nos tocaba rendir la última prueba para pasar de fase sabiendo que aprobamos la ida nos quedaba resolver esta, pero con la cabeza puesta en conflictos externos y un próximo partido el domingo donde se juegan muchas cosas más allá de los tres puntos es el eterno rival enfrente y en nuestra casa.

Sin Enzo, desconectados, inciertos buscando un rumbo empezó el 1-0 abajo, fue un cachetazo para despertar en el complemento y una difícil parada más para repensar que no se negocia nada, que debe jugarse siendo finos, reducir los errores, no caer jamás y hacer renacer de todo el caos «la bronca positiva» de la cual Gallardo habló más de una vez, eso significó el gol de Nicolás De La Cruz, una liberación que inyectó a todo el equipo.

Ahora el pase ya está, nos toca nuevamente una parada complicada donde debemos otra vez más ser fuertes porque es lo que resta, abrazarnos a la fortaleza, física y mental para afrontar un duelo que no se juega sólo en los 90′ del campo de juego, empieza afuera y lo jugamos todos.

 

Deja tu comentario