Reencuentro con los Campeones de América

El Más Grande volvió a jugar en Estados Unidos.

La espera se terminó, tras días y días deseando volver a ver al Más Grande, con el consuelo de ver actuales y ex jugadores en la Copa América no bastaba para saciar las ganas de aplaudir una jugada y ver buen fútbol, porque eso es lo que vivimos esta madrugada.

Es atípico que un partido arranque 00:15 pero no nos aguantamos las ganas, era la necesidad imperiosa de gritar los goles sin importarnos el horario, sorprendernos por un nivel alto de juego pese a que los partidos de preparación siempre suelen tener más dudas y errores, que certezas en este caso, veíamos un equipo alternativo que propuso una iniciativa con compromiso y ganas de ganar.

Se estrenó la camiseta nueva con una goleada, frente a un Chivas de Guadalajara que también puso lo suyo por momentos para que el partido fuera lindo de ver, incluso por momentos llegó a dejar la impresión de que se trataba de un duelo de mayor importancia que de una instancia de preparación.

Borré pudo abrir el arco, De La Cruz explotó con un nivel superlativo que lo dejó mostrar muchas más cualidades de las que ya conocíamos, los juveniles aprovecharon la goleada para ganar minutos a prueba y error para ganarse un lugar en la consideración de Gallardo. Y pudimos ver a Bologna en acción a puro reflejo.

Si bien la Colossus Cup es solo una etapa de preparación donde los resultados suelen ser abultados y los rivales no suelen ser los de siempre, sirve para calmar nuestra ansiedad de reencuentro con los campeones de América.

Deja tu comentario