El gran Amadeo Carrizo cumple 93 años

Cuesta homenajear a un arquero tan grande como el Monumental. A una leyenda en el arco, un adelantado para su época. Una leyenda viviente del fútbol argentino. Las palabras no alcanzan para describir su legado, las imágenes o vídeos tampoco le hacen justicia. Hoy cumple 93 años Amadeo Carrizo, nacido en Rufino, provincia de Santa Fe.

La maquina, esa delantera que el hincha de River lo recita de memoria, Labruna, Loustau, Pedernera, Múñoz y Moreno. Y como decía ese vídeo institucional por el cumpleaños del club, »en el arco atajaba el gran Amadeo», seguido por una aparición del mítico arquero.

Debutó a los 18 años, en 1945, cuando el millonario dejaba sellado en la historia del fútbol argentino una de las mejores etapas. El oriundo de Santa Fé aparecía con un estilo diferente e innovador para su época, el del arquero que sale a cortar el juego, que gambetea, que sale del área para generar superioridad numerica en la salida, cosas que vemos en Manuel Neuer y nos maravillamos, pero que lo teníamos en la país y en nuestro club hace un montón de años.

24 años ininterrumpidos en el millonario, (y además como titular), y 513 partidos siendo el hombre con más partidos en primera, solo por detrás de Mostaza Merlo. Nueve títulos en su poder. Ocho títulos locales y dos internacionales. Quizás la única cuenta pendiente sea el de la Copa Libertadores del 66′, donde el millonario estuvo a casi nada de ganarla y se nos escapó.

Además, fue arquero en la histórica victoria de la Banda, en 1952 ante Manchester City en Inglaterra. Aquel partido terminó 4 a 3 con dos goles de Labruna, uno de Walter Gómez y uno de Vernazza. Eso significó la primera victoria de un equipo argentino en territorio europeo. Esa vez, los dirigidos por Minella formaron con Amadeo Carrizo; José Ramos , Soria; Yácono , Spada , Héctor Ferrari; Vernazza, Prado, Walter Gómez, Angel Labruna y Loustau.

No todas fueron buenas para Amadeo, una espina en su carrera es la selección argentina y ese maldito Mundial de Suiza en 1958, en el que la albiceleste recibe una goleada histórica por 6 a 1 y termina quedando afuera en primera ronda, siendo Tarzán uno de los apuntados como los responsables de esa derrota. Aunque afortunadamente pudo redimirse en la Copa de las Naciones, torneo que se disputó por única vez, que se jugó ante Portugal, Inglaterra y Brasil. En esa liguilla la selección ganó los tres partidos y se consagró campeón. La noche destacada del gran arquero fue ante el Brasil de Pelé, en el Pacaembú, donde atajó un penal a mano cambiada a Gerson.

Ahora, presidente honorario de la institución, siempre ha estado cerca del club. A pesar de su edad, se lo ve muy lúcido y siempre hablando respetuosamente para referirse a los rivales o a otros clubes. Su grandeza tanto por su carrera, como por su manera de desenvolverse despierta respeto y admiración hasta por parte de simpatizantes de Boca, el clásico de toda la vida. Hace unos años, el club lo homenajeó, antes de un partido ante Atlético Rafaela, en el Torneo Final 2014.

 

Hace unos meses, cuando el club de Núñez festejaba la Libertadores más soñada: »La emoción más grande de mi vida es en este momento. Boca es grande y hay que reconocerlo. Y haberle ganado categóricamente bien, y eso me gusta a mí, no con un gol en contra ni de casualidad. River es merecedor de este éxito y que lo disfruten».

Ahora Amadeo Carrizo está pasando por un momento complicado de salud complicado, según informó hace unos días Rodolfo D’onofrio. Desde River desde la Tribuna le deseamos un muy feliz cumpleaños y una pronta recuperación.

Deja tu comentario