De galera y bastón

Noche de definiciones, de emociones intensas y nervios que recorrerán los cueros de todos los riverplatenses. En la vuelta por los 4tos de fina de la copa Superliga, River se enfrentaba a Atlético Tucumán con la necesidad de ganar por más de tres goles para poder pasar a 4tos de final, ya que, en la ida, los tucumanos se impusieron en el resultado por 4 a 0. Gran marco esperaba a los jugadores en su día, la noche estaba ideal para ver futbol del bueno, nada podía impedir eso. Sobre las formaciones, el millonario paraba los siguientes 11: 1-Franco Armani; 18-Camilo Mayada, 28-Lucas Martínez Quarta, 22-Javier Pinola (capitán), 20-Milton Casco; 26-Ignacio Fernández, 24-Enzo Pérez, 15-Exequiel Palacios; 11-Nicolás De La Cruz; 7-Matías Suárez y 27-Lucas Pratto.

Comenzó el partido con fricción entre Leandro Díaz y Pinola, nada grave por suerte para el jugador millonario desde un principio, pero luego salió del campo para ser atendido. Los pelotazos de ambos equipos eran recurrentes en ambos clubes, los tucumanos intentaban cortar todas las acciones millonarias por medio de la falta y muchas no eran cobradas. A los cinco minutos, Casco metió un buen pelotazo desde afuera sin ver a De La Cruz que estaba mejor posicionado, River era más que el visitante, pero todavía no podía convertir. Los centros llovidos también eran una gran opción a la hora de incomodar al arquero decano. La primera falta oportuna llego a los 10 minutos gracias a una infracción al borde del área. De La Cruz remato y el rebote quedo para Milton que no pudo hacerse de gol, el millonario estaba cada vez más cerca.

River metía más, intentaba más, probaba más y el resultado llego a los 15 minutos, Matías Suarez realizo una ex lente jugada metiendo un taco perfecto para Nacho Fernández que sin dudarlo definió de buena manera para poner el primer GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL del partido, era el empujón que se necesitaba para encarar el resto del partido. Los pases cada vez eran mejor ante un Atlético Tucumán agazapado en el fondo buscando una posible contra. El millonario no dejaba pensar a los tucumanos en la mitad de la cancha para que se produce un posible contrataque estando mal parado. De todas maneras, era una control entero y abundante por parte del conjunto de Núñez. Noche fenomenal de Casco hasta lo que iba del partido. Un centro excelente por parte de Palacios para que casi llegue Pratto e hiciera el segundo. Luego de esto se creó una peligrosa contra a favor del visitante que termino en una falta muy cerca del área. Armani tapo la pelota de manera fortuita y arriesgada.

Pratto, Suarez, Nacho y De La Cruz eran los caballos de ataque congeniando situaciones muy oportunas, pero sin poder meter la pelota dentro de la red. Desde que había comenzado el partido, ninguna de las faltas para River no eran cobradas tanto en el área como afuera, a los 37 minutos el conjunto tucumano quedo mano a mano con Armani para poner su primer gol, pero el arquero tapo su oportunidad casi cayéndose, eran esos los peligros que pretendía correr el millo con tal de atacar profundamente. En casi 40, Caco metió un centro exquisito para que Palacios metiera un cabezazo para que la pelota toque en el palo y no de rebote, era increíble que el partido no tuviera más goles. Luego de una paliada pelota en el área, Pratto se hizo de la pelota y remato al arco para poner el segundo GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL, River merecía esta ventaja y más, era contundente en el ataque, estaba en la búsqueda de los goles. Dos minutos fueron os adicionados por el juez cuando el millonario se venía y se venía en búsqueda de mas, con la última de Suarez, el primer tiempo se dio por finalizado con un local sobresaltado por sus ganas de conseguir la ventaja, se vienen unos 45 minutos para el infarto.

La última parte daba inicio nuevamente con una infracción entre Pinola y Leandro Díaz dejándolo rengo como en el inicio de primer tiempo. La intención del decano era quizá más clara y la suerte se puso de su lado gracias a un centro oportuno para que Toledo ponga el primer gol visitante que obligaba al millonario a convertir 3 o más goles para poder pasar. Veremos si River podrá manejar su propia desesperación y continuar como en el primer tiempo. Cuando el local se ponía más y más nervioso, Pratto metió un centro para que ………………… la cabecee y ponga la pelota en el palo y dejara el rebote para Suarez que le pego e hizo el tercer GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL que lo ponía nuevamente en situación a River, gol que cayó en el momento justo, en el tiempo indicado, todavía estábamos con vida. Consiguiente a esta, Armani tapona pelota muy justa y oportuna para no dejar que se estire la ventaja local. River no se quedaba con las ganas de nada, intentaba e intentaba para buscar más.

Tiro libre peligroso que casi pone el 4to gol, estaba al limite el millonario, no faltaba nada para que aparezcan los demás goles. Con centros, pelotas atrás, remates desde afuera, River merecía tener aún más ventaja cuando el tiempo no apremiaba y pasaba más rápido que nunca. Atlético Tucumán estaba metido enteramente atrás, sin dejarle espacio, moviendo la bola por todos los sectores era la idea primordial que proliferaba Gallardo. Todas las faltas no eran cobradas para el millo, parece una frase repetida, pero en todo momento ocurrió lo mismo, parecía hasta intencional. Cuando el gol decano parecía estar a tino, Casco saco una pelota fundamental para seguir con vida, TREMENDO partido de Milton. A los 27 minutos se producía el primer cambio que metía el muñeco, adentro Rafa Borre, afuera Nacho Fernández de gran partido. Los nervios eran más recurrentes, las ganas de meterse a jugar se incrementaban abultadamente. Borre metió un cabezazo que estrello la pelota contra el travesaño, era inminente el próximo gol, pero parecía muy difícil lograrlo.

A los 35 minutos se producía a segunda variante, el ingreso fue de Ponzio y la salida e Exequiel Palacios. Todos arriba nadie quería dar nada por perdido mientras los visitantes hacían tiempo, se encajonaban en su propio arco y el juez no cobraba lo que tenía que cobrar, los de Núñez no daban el brazo a torcer. En un centro de De La Cruz cayo en la cabeza de Pratto que puso el cuarto GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL en el momento justo, en el final de la noche, solo un gol nos separaba de las semifinales. Martínez Quarta se animaba a rematar desde afuera con la mala fortuna de no poder recuperar el rebote, Poncio también intentaba de la misma manera, todo era válido con tal de hacer un gol más. Cinco minutos de adicción, un más millo, una más. Las situaciones eran varias, pero las claras no muchas, cada vez menos tiempo, cada vez más jugados. Con los minutos cumplidos, el mezquino arbitro dio por finalizado el encuentro donde River quedo eliminado frente a Atlético Tucumán perdiendo en la ida 3 a 0 y ganando en la vuelta 4 a 1. Nada que reprochar el conjunto de Gallardo que dejo ABSOLUTAMENTE TODO e hizo lo que tenía a su alcance y más para poder pasar de ronda. Seguiremos por mas, buscaremos hacernos fuertes en lo que sigue, festejaremos ampliamente más de lo que perdamos, sigamos por este camino que claramente es el correcto.

Deja tu comentario