“Liderar es parte de convencer”

 

Marcelo Gallardo dialogó con el periodista deportivo Juan Pablo Varsky y contó como fueron sus inicios como director técnico, su llegada a River y la clave de su éxito.

No hay dudas de que desde la llegada del “Muñeco” Gallardo a la dirección técnica, «River volvió a ser River», logrando títulos internacionales, codeándose con los mejores equipos del mundo, incluso llegando a ser el mejor club de planeta. Por eso, no es para nada menor el cambio radical que aplicó el entrenador en el club y como a pesar de la constante rotación de jugadores, logró darle un sentido de pertenencia y un claro estilo de juego a un equipo que brilla. Y la clave de todo esto está en la preparación, él mismo confiesa: “Esperaba que me fuera bien, me preparé para que me fuera bien”, incluso, es consciente que “sucedieron muchos acontecimientos que van a marcar un hito en la historia del club”.

Y continúa contando que en su preparación para ser entrenador, lo hizo casi buscando la perfección: “Me preparé queriendo no tener nada librado al azar. No sabía cuando me iba a llegar. Cuando me inicié en Nacional de Montevideo, recién ahí descubrí que era una vocación. Realmente quería saber de que se trataba este trabajo porque hasta no atravesarlo, no sabía si iba a ser vocacional.”

“Como técnico tenes que tomar decisiones con las convicciones de uno, sin negociar con lo que los demás quieren escuchar o sentir. Nunca dejo de prepararme, siempre visualice lo que quería hacer, yo como DT, con un equipo que me respalde y también con el respaldo de los lugares donde me toca estar”, expresó el ex jugador de la Selección Argentina.

Sin embargo, su llegada al “Millonario” se dio en gran parte por un golpe de suerte, dado que, estuvo a pocas horas de firmar con Newell’s, hasta que Francescoli lo llamó y lo convenció: “En mi regreso de San Nicolás a Buenos Aires, después de juntarme con el club rosarino, paré en Cardales para visitar unos amigos en la Selección Colombiana. Ahí recibí un mensaje de Enzo, contándome lo que había pasado con Ramón y que existía una posibilidad. Yo le dije que no podía esperar al lunes porque tenía que responder sobre otra propuesta y ahí se dio todo rápido”, confesó.

El ex jugador también explicó como es comandar un grupo de jugadores y hacerles llegar una idea: “Cuando estás frente a un grupo, en mi caso un grupo de jugadores de fútbol, tenes que gestionar diferentes personalidades, egos, tiene que haber un mensaje claro, que se sientan referenciados y seguros. Liderar es parte de convencer”, esta última frase lo describe a la perfección, Gallardo es un líder nato y no tuvo que cambiar para serlo, el mismo admite que “desde lo profesional y de la forma en que se me ve afuera, creo que sigo manteniendo mi esencia natural de vida.”

Gallardo confiesa que una de las claves del liderazgo es creer en uno mismo y estar convencidos con sus ideas: “Quiero que se comprometan con sus formas de sentir, eso es fundamental. Se puede respetar a una persona que tiene una idea clara pero si no lo siento no me puedo involucrar al 100%.” Y continuó: “Cuando no veo que el jugador esté involucrado, me doy cuenta rápidamente. Lo intento hasta que veo que vale la pena, si no podes convencerlo me tengo que dedicar a otras cosas, por eso, delego en mi equipo de trabajo, en el cuál, me gusta que se sientan importantes dentro de su rol.”

Para culminar la extensa charla, Gallardo explicó como actúa frente a la constante rotación de jugadores, muchos que se van y algunos que vienen: “Lo que pasa con nuestros procesos, son ese tipo de cambios continuos. Siempre me pregunto si ese equipo que pudo desarrollar muy buen nivel de juego, el del 2014, pudo haber tenido un rasgo mucho más fuerte. Siempre hay que volver a ajustar las piezas para mejorar el andamiaje del equipo”, concluyó.

Deja tu comentario