Perdón y Gracias

Domingo para ver al Campeón, mejor dicho el día donde veremos debutar a los juveniles de nuestra cantera.

Jugar a las 15:15 es algo fuera de lo esperado, temprano para ser de tarde y no tan incómodo como a las 11:00 de la mañana pero en fin, sabiendo que estamos en el cuarto lugar con la chance asegurada de la próxima Copa Libertadores, nos sentamos a ver este duelo que define los descensos.

Marcelo Gallardo en nuestro banco y enfrente otro viejo conocido Pipo Gorosito, del cual no se tienen los mejores recuerdos, en la cancha los 11, que son más juveniles que nuestros habituales titulares, el Muñe decidió darle rodaje a los pibes, tenían su momento de mostrarse.

Suena el silbato de Andrés Merlos y empieza la acción, Tigre sale con todo para poder lograr su permanencia en Primera y nuestros jugadores con la chance de mostrarse para entrar en la consideración del DT, ante un público no tan numeroso como en otras oportunidades.

Los minutos corrían y costaba adueñarse de la pelota, el mediocampo Ponzio- Sosa no era la mejor sociedad, Borré no estaba iluminado en absoluto, la defensa sufría errores y los pibes buscaban aprovechar sus minutos, intentos de ida y vuelta de ambos equipos. Y de este lado esperar el gol.

17’ Pase de Borré y cabezazo de Rojas, el Paraguayo abría el marcador en la tarde, Gallardo festeja puño arriba y empezaba a acomodarse el asunto, tras el gol se logró empezar a controlar el partido, se tenía más la pelota y River imponía las condiciones.

Todo parecía marchar sobre rieles, pese a errores propios y ajenos, hasta que llegó el minuto 27, Lucas Janson de cabeza contra Lux puso la igualdad en el marcador, lo de siempre lo que enfurece de este lado a todos los hinchas, llegadas del rival son gol, un arquero que no aporta seguridad en absoluto, que siempre está atónito, apático y por más que insulte arrodillado en el verde césped no cambia sus errores. Que se quede tranquilo que de este lado, también insultamos y no precisamente al aire.

Con el marcador en igualdad, un equipo que buscaba y buscaba frente a un rival que necesitaba no sólo el resultado propio sino también ajeno, se volvía un duelo picante y de este lado empezaba a molestar los errores evitables, también evidenciaba porque algunos nombres son suplentes y otros deben tomarse un tiempo en el banco para repensar lo hecho.

En el entretiempo, los cambios que más de uno pensaban viendo un banco plagado de juveniles era cortar por lo más delgado, Borré que no se logra encontrar, Ferreira que le costaba entrar en partido y el arquero lo miramos de reojo, cansa, agota los mismos errores de toda la vida, porque se entiende que puede tener un partido malo, pero todos son en este caso.

Se reanuda el juego, nuestros jugadores intentan meterse en el partido con juego asociado, mientras el rival busca la marca y tener la pelota, las dos iniciativas chocan y un poco la desesperación suma a este clima. Sale Carrascal que todavía no pudo saciar el paladar exquisito, tras las expectativas, lindo juego pero falto de velocidad y su salida abrió camino para conocer a Hernán López Muñoz.

El marcador seguía en igualdad y el rival empezaba a tener protagonismo, se hacía dueño de la pelota, en el banco todos juveniles para Gallardo, los más experimentados podían aparecer esporádicamente, Martínez Quarta, Mayada pasaban al ataque pero no se encontraba el rumbo, pelotazos de los dos lados. Pero el dolor más fuerte era que llegaran a nuestra área, la defensa no era un muro, pero el arco estaba huérfano.

Ferreira intentó lo suyo pero debió salir, nuevamente no fue su partido, entró Santiago Vera, enfrente el rival tenía jugadores más experimentados mientras que nuestros representantes, estaban sumando sus primeros minutos. Unos luchaban la permanencia en Primera y los otros el debut soñado.

Entre ilusiones se disputaba el duelo, sale Borré de mal partido nuevamente, pero que es consciente de este momento, se recrimina, gesticula y demuestra compromiso, constrastando los aplausos del Monumental por su salida, con el gesto de recibimiento y bienvenida al juvenil ingresante.

El partido se empareja por momentos, Vera y López se asocian y encienden una luz de esperanza de que quizá lo definan, pero queda en el intento, los pibes no lo pueden creer y de este lado tampoco que no entre una pelota y pensábamos ¿Cómo puede ser que no entre una?, mientras los jóvenes talentos intentan mostrarse.

Ya empezaba la cuenta regresiva 36’ y Morales descuenta para el rival, otra vez la historia se repite, el arquero de siempre vuelve a estar estático, falto de reflejos, si duro y cuadrado como el jabón que lleva por marca su apellido aparece bajo los tres palos. Es increíble no puede ser que nunca pueda hacer nada, la defensa puede equivocarse pero no puede ser que no salve nada, que se adelante que ni siquiera intente tirarse a tapar, sacar con los puños, nada.

Tras el momento de ira típico, saca del medio y arranca de nuevo, Gallardo dirige, los juveniles pese a los errores pagan la falta de experiencia, pero no se rinden van con más corazón y garra para revertir el resultado, demuestran lo que se dice “hambre de gloria”.

Todo tiene su revancha, llega a su tiempo y a los 41’ Hernán López Muñoz definió al segundo palo y gol, el pibe festeja con todo, debut soñado para él, empata pone el 2-2 parcial, se emociona lo grita con todo y de este lado la alegría de ver triunfar a los pibes del semillero, esos que nos llenan de orgullo.

Pero lo bueno dura poco y nuevamente Lux estático a los 44’ si un minuto antes de terminar el tiempo neto de juego, ve pasar la pelota de Cavallaro, sí la ve pasar y no hace absolutamente nada por atajarla. Acción que genera bronca total, pareciera un acto de mala gana incluso con el resto de sus pares de equipo, mientras ellos dejan todo, él se encarga de arruinarlo con su desgano.

Se acerca el final 90+4 con el marcador 3-2 abajo, los juveniles no se rinden, intentan y quieren el empate, Tigre cree que el resultado le alcanza para la permanencia en Primera, suena el pitazo final de Merlos y lo que sabía a gloria para los de Victoria terminó siendo nada, se iban directo a la B Nacional.

Lo doloroso es que Germán Lux, no para de cometer errores, los mismos de siempre, pareciera no tener remedio, perdón juveniles, ustedes dejaron todo pelearon hasta lo último no merecían irse con las manos vacías, pero a veces los “mayores” tienen la culpa como en este caso, gracias por todo pibes, el fútbol da revancha, ustedes la van a tener en otro contexto que los acompañe y valore su esfuerzo.

Tw:@PerlaAntonela96

Deja tu comentario