¡Feliz Cumpleaños Burro!

El distino, el gambeteador, el que nos hizo vivir momentos inolvidables, hoy cumpleaños el juGenio.

Siempre están esos jugadores que tienen su lugar en el mundo, aquellos donde muestran su mejor potencial y donde pareciera que todo les sale bien. El lugar del mundo de Ortega es en River y claro está que River también necesitaba un jugador como el burrito. El futbolista debutó en 1991 en el millonario para dejar una huella para siempre en el fútbol argentino. Cabe destacar que el portador de la 10 aún sigue ligado al club.

No podemos quedarnos con un solo momento del jujeño en River. El hombre de 45 años fue uno de los futbolistas que ahora están en peligro de extinción, en un fútbol donde se prioriza exageradamente correr con la pelota, escasean los jugadores pensantes, que hacen la pausa, que tienen una visión de juego diferente a la de los demás jugadores y se hacen cargo de las jugadas ofensivas como unos maestros. Hasta la llegada de Quintero, el millonario extrañó los momentos de inspiración del burro, que con total desparpajo dejaba enredados a sus oponentes.

Goles a Boca en la Bombonera, su estúpenda Copa Libertadores en el 96′, sus gambetas, la tarde de los cuatro goles a Unión, una obra de arte frente San Lorenzo esa tarde de diluvio, el baile al Boca campeón de la Libertadores en 2007, el capitán de un millonario en un momento crítico que pudo sacar campeón de aquel Clausura 2008. Los momentos son demasiados,  y es muy difícil quedarse con uno solo. Más allá de toda estadística, del montón de títulos que ganó, lo que queda es esa inteligencia y esa belleza a la hora de jugar, su soltura para hacer jugadas memorables, para descaderar a los oponentes, para meter el pase perfecto o el gol soñado.

Se despidió del Monumental en 2013, como jugador, porque es de esos jugadores que jamás se va a ir del club. Esa noche se sumó a la lista de selectos futbolistas que tuvieron el honor de decir adiós a su paso como futbolista en el templo del fútbol argentino, un gusto que solo se pudieron dar Beto Alonso, Francescoli y más tarde Cavenaghi. El último gran ídolo que ha tenido la institución hasta el 2010, puesto que más tarde se consolidarían como referentes Cavenaghi, Ponzio y Maidana.

Ahora sigue dando pinceladas de su excelso fútbol en los Torneos Senior y también esta trabajando en las divisiones inferiores. A pesar de no pisar más el verde cesped del Estadio Monumental el burrito nunca se va a ir del club, porque es sinónimo de River.

 

 

Deja tu comentario