Un día de los enamorados especial

Cada 14 de febrero se celebra San Valentín y River tiene algo que mueve millones de corazones.

Nunca vivimos este día de esta manera. Siempre hubo amor, porque es un amor a primera vista, por los colores, por el estadio, por nuestra gente. En las malas estuvimos con vos, abrazados, con la angustia que nos comía por dentro pero con la firmeza de que se iba a salir adelante. En las buenas reímos, disfrutamos, festejamos. Compartimos todo, noches de frío, de calor, con lluvia o con un sol que mientras algunos estaban en la playa disfrutando del aire libre, nosotros estábamos con vos protegiendo nuestro hogar. Y lo vamos a seguir compartiendo, porque este amor no se muere, no se separa, no se vende, no se traiciona.

No por nada llevamos el escudo en el corazón. Es por donde pasan los sentidos más fuertes. Cuando te sacaron de ese lugar y te pusieron en el centro de la camiseta nos arrancaron el motor que nos hacía ir para adelante.  Terminamos de la peor manera, chocamos contra todo, nos desvanecimos. Por suerte todo volvió a su lugar, te demostramos que fuimos hechos el uno para el otro, que pase lo que pase vamos a estar juntos.

Aunque quieran distanciarnos te demostramos que estamos al lado tuyo. Te cuidamos desde que salís de casa, hasta que llegás. Nunca vamos a olvidar ese día que él se quedó en el Monumental velando por tu salud, mientras vos estabas en La Boca del lobo, solo, contra todos. Y ni hablar de la aventura en Madrid, ante la mirada de todo el mundo. El amor se contagia, y en cada punto del planeta siempre hay una camiseta, una bandera, un gorrito, un cuadro, o simplemente los colores blanco y rojo que se unen para tenerte presente.

Hoy tenemos la suerte de disfrutar y así como llevamos estos dos meses de alegría, después de la hazaña que se alcanzó en diciembre, estamos todos seguros de que va a durar toda la vida, por los siglos de los siglos. Irrepetible, inalcanzable, inigualable. Vivimos un amor hermoso. Nunca lo vamos a perder, cada título es una estrella que nos ilumina. Lo importante es que siempre en River tengamos a personas como Gallardo, Ponzio, Cavenaghi, Mora, Maidana, Ortega, Ramón, Enzo o el Beto por nombrar algunos. Personas que sienten la camiseta y su legado lo pasan a las generaciones que vienen debajo. ¡Que viva el amor!

Deja tu comentario