Noche de victoria frente al puntero

Domingo de calor y con temperaturas sobrepasando largamente los 30 grados, River Plate y Racing Club se enfrentaban por una nueva fecha de la superliga argentina.

La academia intentaría estirar su ventaja siendo el puntero del campeonato mientras que el millonario intentaría poder sumar tres puntos mas para meterse en zonas de copas, sobre todo la de la libertadores. Con un estadio en optimas condiciones y sin barras, ya que parece que solo en el millonario están, el marco era espectacular y el mas optimo para dar juego.

El millonario salía a la cancha con 1-Franco Armani; 29-Gonzalo Montiel, 28-Lucas Martínez Quarta, 22-Javier Pinola (capitán), 20-Milton Casco; 10-Juan Fernando Quintero, 26-Ignacio Fernández, 24-Enzo Pérez, 15-Exequiel Palacios; 27-Lucas Pratto y 19-Rafael Borré. Como en todas las canchas del mundo se realizo el minuto de silencio en memoria de Emiliano Sala y los aplausos fueron ensordecedores. Luego del emocionante momento estaba todo listo para que comiencen los primeros 45 minutos.

Comenzó el partido y el entusiasmo de los dos equipos podía hacerse notar, si bien los pelotazos largos predominaron en el comienzo, las ganas de marcar en el menor tiempo posible eran ecuánimes para ambos. River fue quien molesto primero tras una mala salida de Marcelo Diaz. El millonario presionaba mas y se hacia en el campo, a los 5 minutos Casco envió un centro peligroso que termino en los pies de Borre quien le pego de mala manera, gran ocasión para los de Núñez.

El conjunto de Gallardo se notaba más rápido pero el partido era más cortado que otra cosa. Llegando a los 10 minutos, a Borre le metieron un pase en cortada excelente para quedar mano a mano con el arquero, lamentablemente el delantero se encontraba en posición adelantada. La mitad del campo era una batalla campal, cada jugador dejaba la vida por la pelota, el juego de cada uno hacia que el mediocampo fuera un factor determinante.

En medio de una contra racinguista, River quedo con el balón y Quintero metió un pase fenomenal para Borre que por un pelo no llego al pase que Arias tapo para luego dar una segunda chance millonaria pero no se pudo convertir en una situación manifiesta de gol, River era más profundo, pero no marcaba. Ningún jugador le tenia miedo ir al piso, todos entendían la importancia de los tres puntos en juego.

El nivel del partido no bajaba de los ocho puntos y la presión del estadio aumentaba el entusiasmo. Si hay algo de lo que tendríamos que preocuparnos, son las opciones que dejo el chacho en el banco, tanto Centurión como Darío Cvitanich quienes saben de definir partidos difíciles. Siguiendo con esta corriente, los de Avellaneda mostraban sus armas desde centros y pelotas paradas que de otra manera.

A los 30 minutos, el millonario tenía un bueno chance por medio de un tiro libre, el gran oportunista del gol, Juan Fernando Quintero, no dudo en tomar la pelota y acomodarla. Parándose como el solo sabe, despisto a todos y metió un zapatazo terrible que fue directo al arco para que sea imposible sacarla y de esa manera convertir el primer GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL del partido, locura lo que hizo el 10 millonario en esa jugada, para el retrato de los grandes como nos tiene acostumbrados el colombiano crack del país.

A partir de ese gol la aplanadora millonaria comenzó a ir con todo hacia adelante para poder convertir el segundo, con un Racing totalmente desconcertado y afectado por el gol, las chances de hacer uno mas aumentaban. Llegando a los 40 minutos nuevamente Borre se fue mano a mano con el arquero y esta vez pudo rematar, lastima que la pelota se fue desviada por el costado del arco. En los últimos minutos del partido, la academia se venía más que el millonario, de alguna manera quería irse al descanso con un empate, por fortuna esto no sucedió y fue River quien se fue a descansar con la ventaja de un gol a cero.

Comenzó la ultima parte del partido y los cambios en la academia no tardaron en llegar, Cvitanich y Zaracho fueron los nuevos jugadores del partido hasta el momento, los que se retiraron fueron Cristaldo y Neri Cardozo. Si hay alguien que merecía un gol desde sus buenas apariciones en el equipo millonario era Casco, en una jugada fortuita del millonario, la pelota le reboto en el defensor académico para que el 20 millonario no dudara en rematar y de esa manera convertir el segundo GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL del partido, era el elegido para el gol, tenia que mojar en algún momento Milton y esta fue su oportunidad en medio de 4 minutos del segundo tiempo.

Si bien todas eran buenas para el millonario una mala tenia que tocar, por medio de una jugada Enzo Pérez sintió un molestia y tubo que salir lesionado y su reemplazo fue el capitán Leo Ponzio, esperemos que no sea nada grave y que el próximo jueves este frente a Rosario Central. River era amplio dominador del juego en todos sus sentidos y espacios, metía, presionaba, marcaba y hasta convertía. Se podría decir que estaba redondeando un partido ideal frente al puntero del campeonato.

La magia que desparramaba en los pies Quintero era agotadora para los ojos, Racing debía despertarse de esos cachetazos que le proporciono el millonario, en medio de un centro a su favor, River salió de contra y Pinola fue quien se mandó al ataque, pero estaba adelantado. Parecía un chiste, pero luego de esa acción, se retiraron lesionados Pinola y Quintero gracias a una lesión, no todas serian buenas para el campeón de América, en sus lugares ingresaron De La Cruz y Robert Rojas, de esa manera se le terminaron los cambios en el millonario. Del otro lado, la silbatina no tardo en llegar cuando ingreso a la cancha Ricardo Centurión.

A los 24 minutos el juez a molesto a Ponzio por una falta. La academia tenia una chance muy peligrosa de descontar por medio de un tiro libre, afortunadamente la ocasión fue desperdiciada. La salida de Quintero le dio un toque de paz al partido, esa intensidad que metía River en el partido se había esfumado.

Llegando a los 36 minutos, Augusto Solari cometió una dura falta que derivo en su segunda amarilla y posterior expulsión del partido, el visitante ya casi estaba resignado ante este presente para nada prometedor mientras que el millonario se floreaba en el estadio con toques y pases de todo tipo. Llegando al final, Martínez Quarta recibió su amarilla por medio de una falta. La academia no tuvo grandes chances de descontar en todo el partido y tampoco de ponerse en ventaja, con tres minutos adicionados, le partido estaba prácticamente cocinado y los tres puntos se quedarían en el Monumental.

River fue siempre más, mostro más que el puntero y mereció llevarse los puntos del partido. Una vez trascurrido el tiempo adicionado en medio de juego, caños, pases y “oooleeee”, el juez pito el final del partido, River Plate le gano gustando, jugando y casi que goleando a Racing Club. Sacándole un invicto de 8 partidos, la academia se fue de Núñez con más problemas que soluciones….

Por: Renzo Tevez 

Deja tu comentario