Se cumplen cinco años de la vuelta de Cavenaghi al club

Un día como hoy, pero hace cinco años, volvía a su casa Fernando Cavenaghi para llevar a cabo su tercera etapa en River y alzarse con la gloria.

El 3 de enero, el torito volvía al club de sus amores y emocionaba a todos los hinchas. Su única cuenta pendiente eran los títulos internacionales, meta que cumpliría en esta etapa. Procediente del Pachuca de México, se volvió a poner el manto sagrado, su anterior había sido en la temporada 2011/2012, cuando el equipo estaba en la B nacional y el delantero no dudó ni un instante para volver. Después de ese esperado ascenso se ganó el corazón de todos los hinchas y el respeto de los simpatizantes de los rivales, incluyendo a los de Boca.

»Si no le renovamos a Cavenaghi estamos todos locos», había dicho Passarella, en ese entonces presidente del club. Sin embargo fue una promesa no cumplida, después de la vuelta a primera división decidió, por razones que solo el sabe, no renovarle al ídolo millonario. Tanto el, como Chori Dominguez, se marcharon llenos de dolor, sin embargo, dos años mas tarde, el 9 tendría su revancha y firmaría con el conjunto de Núñez, con Ramon Díaz como DT y D’onofrio como presidente.

En ese año, el más grande sufría una sequía de seis años sin títulos. El Torneo Final fue el primer objetivo, Cavenaghi fue goleador del equipo y figura clave en ese torneo en el que el millo se consagró campeón, con el valor agregado de haberle ganado a Boca en la Bombonera, que no sucedía desde hace diez años. Además, tan solo unos días después, el equipo consiguió la Copa Campeonato, al vencer a San Lorenzo 1 a 0 con gol de Germán Pezzella.

Sin embargo, no todas eran buenas para el oriundo de General O’Brien, ya que en los últimos partidos de aquel torneo debió jugar infiltrado por una lesión en uno de los dedos del pie. Una vez finalizada la competición, se debió someter quirúrgicamente y perderse la mayoría del segundo semestre del 2014. Afortunadamente, su evolución fue rápida y estuvo presente tanto en la semifinal de la Copa Sudamericana (contra Boca) y en la final contra Atlético Nacional. Significó su primer título en lo internacional. Al año siguiente, La Banda conquistaría la Recopa Sudamericana ante San Lorenzo.

Ya en el torneo local de 2015, Cavegol jugaba de titular en el torneo local (en el cual estuvo como goleador por mucho tiempo), y era suplente para la Copa Libertadores, en donde ingresó en algunos partidos en el segundo tiempo. Su actuación mas destacada fue en la semifinal ante Guaraní, donde tras un rechazo de Kranevitter, la bajó con el taco para dársela a Viudez, que con una magnífica asistencia dejo solo a Alario que definió por encima del arquero. Y para premiar su rendimiento, fue titular en la final ante Tigres en el Monumental. Después de un gran partido, fue sustituído por Pisculichi en el segundo tiempo, donde fue ovacionado por todos los hinchas y el respondió saludando y golpeandose el escudo varias veces. Una vez finalizado el encuentro, con la consagración de River, aseguró que era su último partido, un final inmejorable.

Continuó su carrera en Chipre, donde le fue bastante bien, pero una lesión en la rodilla le imposibilitó continuar con su carrera. Con una edad precoz para el retiro, el ídolo del club decidió colgar los botines a los 33 años, pero quedó en el recuerdo y en el corazón de los simpatizantes del Más Grande.

Deja tu comentario