Con el gol de Búfalo, conquistábamos América un dia como hoy

Pasaron 32 años, por supuesto todos los jugadores se han retirado, el DT no se dedica más a dirigir equipos, el 10 de ese equipo ya quedó consolidado como el máximo ídolo de River de los últimos 35 años, si, estoy hablando de Norberto Alonso.

Era otro contexto, en ese momento el millonario tenía un equipo de selección. Y no estoy exagerando, si solo hablamos de campeones del mundo, en ese plantel estaban Pumpido, Enrique, Ruggeri (del 86’), Gallego y Alonso (del 78’). De todo el plantel, solo uno pudo volver a conquistar América, ya como DT y de Olimpia de Paraguay. Además, estaban los uruguayos Nelson Gutiérrez y Alzamendi, este último que saldría campeón de Copa América un año más tarde.

Hasta esa noche, River no había podido salir campeón de América, y estuvo tan cerca. Las finales de 1966 contra Peñarol (en el que increíblemente se nos escurrió de las manos), y la de 1976 contra Cruzeiro le habían negado la consagración a los de Núñez.

El rival era América de Cali, con quién después las cosas del fútbol hizo que se volvieran a enfrentar más tarde en otra final de América. En el equipo colombiano había tres argentinos, el que mas resonaba era Ricardo Gareca, que fue duramente criticado por la parcialidad millonaria, tras una polémica salida. Encima, le tocaba enfrentarse a este equipo en la final.

River formó con: (4-3-3) Pumpido, Gordillo, Gutierrez,Ruggeri, Montenegro; Hector Enrique, Gallego, Alonso; Funes, Alzamendi y Roque Alfaro

La ida había salido 2-1, habían marcado Funes y Alonso para los dirigidos por Veira. La noche de la vuelta se jugó un día como hoy, pero hace 32 años. El partido fue parejo y hubo varios ataques de parte de los dos equipos. En una jugada Luque recibió de afuera del área y no tenía mucha marca, remató y la pelota se metió, pero el gol había sido bien anulado, por una falta en ataque a Porras. Unos minutos más tarde, Pumpido no salió bien y Battaglia recibió solo en la puerta del área, la picó pero apareció Ruggeri para salvarla en la línea.

A los 68 minutos del segundo tiempo, el Bufalo Fúnes recibió de espaldas cerca del área, se sacó la marca de encima y cuando quedó solo definió suave pero esquinado para poner el 1-0. Gol importantísimo, porque recordemos que en ese momento no había gol de visitante, y un gol de los cafeteros igualaba la final. A poco del final, de Ávila hizo una excelente jugada donde dejó dos jugadores en el camino, se la dio a Willington Ortiz que definió por encima de Pumpido y la pelota pegó en la mano de Gallego, pero el árbitro dijo que fue casual.

Y finalmente se terminó, El monumental era testigo por primera vez de una consagración histórica de un equipo, que en cuanto a títulos no dejo ninguno pendiente. En 1992, el Búfalo Funes fue el primero en despedirse de este mundo, de los que conformaron aquel equipo, debido a un problema cardíaco. Pero en el 2015 volvió a decir presente. El 5 de agosto de 2015, la banda roja volvía a alzar la Copa Libertadores, otra vez se hizo presente una lluvia torrencial, que fueron las lágrimas del Tanque que sobrevoló el Monumental aquella noche.

Deja tu comentario