Fortaleza Millonaria

Por la actualidad de los últimos tiempos, uno mira el fixture a principio de temporada y buscamos varios partidos. El superclásico siempre será el primero en esa lista, el jugar contra ellos de local o de visitante es una sensación inigualable y más en estos últimos tiempos. Otros de los partidos picantes de estos tiempos que llevamos es sin dudas los encuentros ante Lanús y más cuando son de visitante en La Fortaleza, encima si sumamos lo que paso el año pasado por las semis de Copa Libertadores, el ambiente se pone más álgido aun.

Esta fecha 7 era una de las resaltadas allá a fines de Julio cuando la Superliga dio a conocer este calendario. Y las vueltas raras encontraron a River jugando un viernes, como hace rato no se lo veía.

Un dato más de color también, estábamos jugando el día que Ángel Labruna hubiese cumplido 100 años. El tan ansiado y proclamado “Día Internacional del Hincha de River”. El Muñeco vestido para la ocasión, camisa blanca, corbata roja, ¿Qué más podíamos esperar? Ganó el millonario en una cancha siempre áspera y con un segundo tiempo que fue de baile, de demostrar quienes somos y que es lo que jugamos.

Ver la formación en la previa daba ciertos temores. El equipo alternativo es lógico en estas instancias que tenes partidos tan importantes entre semana. Las atenciones de todos y esto lo digo con conocimiento de causa, están puestas en lo que pase el martes ante Independiente. Este partido había que pasarlo de algún modo, seguir en levantada en el torneo local y no perderles pisada al Racing del Chacho que en la Superliga va a paso más firme del mostrado ante nosotros por la Libertadores. Lo importante es que el que entra rinda, y así sucede: hasta el pibe Sosa juega tranquilo y la rompe.

Otra vez, cuando no, Armani estuvo presente y dio la nota positiva. En el gol granate era imposible sacarla, pero luego le saca una gran pelota al chico De La Vega para mandarla al corner, demostrando la presencia y seguridad que siempre sabe tener.

Ganamos, gustamos y goleamos en un terreno hostil. Un 5-1 que en otros momentos era inimaginado. Son esos partidos que nos costaban y encima lo terminábamos perdiendo. Pero Gallardo hace estas cosas: nos acostumbramos a pelear en cada cancha y ante el rival que se nos pare adelante.

¡¡¡30 partidos invictos llevamos!!! La última derrota fue ante Vélez allá por febrero. Algo increíble de creer en este futbol con tanta paridad que solemos ver semana a semana. Pero que de la mano de Gallardo, todo es posible.

Como no soñar con un técnico así: ganador, tranquilo, sereno, prolijo y que sabe transmitir los conocimientos. Con el Muñeco en el banco te peleo lo que quieras, que se venga quien sea pero siempre voy a estar tranquilo de que en la cancha va a quedar todo y hasta la última gota de sudor. Hasta la guerra misma con dos escarbadientes.

Se viene el Rojo ahora. Independiente es el próximo objetivo y en lo que será el partido más importante en lo que va del semestre. En juego estará el pase a las semifinales de la actual Copa Libertadores.

Nunca mejor que llegar en levantada y en un ritmo sostenido. Una treintena de partidos sin caer ante nadie y los números hablan por sí solos: 19 ganados y 11 empatados.

Empiezan a correr los nervios, el mirar videos, la previa, todos los rituales para matar la ansiedad que recorre la sangre riverplatense. Necesito, y creo que todos lo necesitamos, que sea martes 2 de octubre a las 19:30 y que “Mr.Musculo” Daronco de por comenzado el partido en el Monumental. Ya puedo sentir, vivir, disfrutar y palpitar ese partido. Un estadio repleto y todos unidos en un solo grito de aliento. ¡Vamos River Carajo!

Deja tu comentario