Por la misma senda

El regreso a jugar de local que tanto se esperó, llegó anoche. El ambiente, era el peor posible y la gente de igual manera, se hizo presente y acompañó. Era más cómodo el sillón de casa, pero alentar desde el Monumental, tiene un no se que.

Pratto, Mora y Borre, se divulgaban por todos lados. Por ahí, pasaba la única duda, pero el encargado de manejar el barco, ya sabía que no iba a jugar con dos puntas, sino con un único delantero. Adentro, Juan Fernando Quintero, para mayor tenencia y manejo de la pelota. Y fue el medio, por el cual, River intentó llegar con claridad al área rival, y lo logró.

Una vez más, se repitió la falta de gol, la puntada final. Si, se estuvo un poco más fino que en partidos anteriores, pero ayer en el arco rival había un arquero entusiasmado, al que le salieron todas. Rigamonti, no fue la figura de Belgrano, sino del partido. Le quitó el grito de gol, a más de medio equipo de River. Pratto tuvo la suya, Enzo Pérez, Quintero, Ponzio, y así con varios más. La de toparse con un arquero rival figura, ya la conocemos…

Para Franco un párrafo aparte, sigue manteniendo la valla invicta y ahora, se convirtió en el arquero con mayor cantidad de minutos sin recibir goles en la historia de River, con más de 800 minutos, 50 años tuvieron que pasar, para que Amadeo deje de serlo.

La bronca es la misma de siempre, cuando se pierden puntos de local. Al empate de la fecha 1, hay que sumarle este, y ya entramos a pensar, que el campeonato local nos queda lejos, más allá de que falten muchísimas fechas. La falta de gol, también preocupa de cara a los próximos partidos, habrá que trabajar en ese aspecto.

Por el momento, seguimos por la senda del empate, se viene Argentinos Jrs, de local y luego vendrá Racing. Todos queremos jugar ese partido, pero el campeonato local, debe recuperar mayor valoración y así, volver a obtenerlo, que no pasa desde 2014, siendo varios años. Estos primeros puntos, y los que se pierden de local, son los que marcan la diferencia en los momentos decisivos dónde por más mínimo que sea, al fin, la diferencia está. Para Marcelo, es un pagaré que deberá saldar.

Por Erico Juricich / @EriJuricich7

 

 

Deja tu comentario