Desapareció el fútbol

Todavía me duelen los ojos. Me pongo gotas para suavizar el ardor pero se hace difícil. Lo que se vio en el Estadio del globo fue literalmente un espanto al futbol. El millonario no hizo pie, le costó generar futbol y la cancha no ayudaba. Pozo tras pozo hacían saltar la pelota de manera que pareciera que había un sapo adentro.

Un nuevo comienzo de la Superliga Argentina de Futbol siempre ilusiona, siempre genera expectativas y renuevan esperanzas. Luego del partido táctico jugado en Avellaneda, hoy se esperaba un poquito más del millonario en Parque Patricios, pero fue algo que nunca llego y el Muñeco en conferencia lo admitió: “Fue un partido horrible”, esbozó ante los micrófonos de la prensa que lo esperaba en la zona mixta.

Arrancó y se podía notar que era un partido de detalles. La cancha no ayudaba, estaba llena de pozos y eso nos complicó a cada paso. Se hizo imposible jugar por abajo, intentar tener buen toque, hilvanar una jugada decente y con el buen futbol que a Gallardo le gusta y nos emociona a cada riverplatense.

Dentro de esos detalles, el partido lo podía perder quien se equivocara en una mínima cuestión. En los pies del Pity estuvo esa chance, pero el penal (por el cual discutió con Nacho Scocco para patearlo), se fue muy arriba y todavía la pelota la están buscando. Esos penales que no se entienden como un jugador de futbol la puede agarrar tan mal, cuando vive las 24 horas pateando una pelota, pero hay otros factores y esos influyeron en el tiro desde los 12 pasos del volante ofensivo y creativo millonario.

Después de eso, bajamos la intensidad, entramos en un bache del cual se hizo difícil salir y hasta creo que nunca salimos y así terminamos el partido. Nos costó juntarnos, encontrar el pase corto y preciso al compañero, picar en solitario al vacío. En fin, generar ese desequilibrio que nos permitiera irnos victoriosos del Ducó, un estadio siempre complicado para nosotros. Se hizo un partido feo de ver, la cancha no ayudaba y los intérpretes no estaban en su noche.

Es el principio de la Superliga, pero el empate ante el globo nos hace arrancar el torneo desde atrás, una vez más. La primera mitad del campeonato, es la más débil para nosotros y donde más nos cuesta encontrarnos, lo que nos hace perder muchos puntos y luego nos arrepentimos y nos queremos matar por dicha situación. Sin ir más lejos, en el torneo pasado estuvimos a solo ¡1 punto! De entrar a la Copa Libertadores del 2019.

El camino es largo, pero va a ser un torneo que puede costar, como los últimos años. El fútbol local no es algo que acompañe al Muñeco y sus guerreros. Es algo más bien esquivo, pero habrá que aprovechar estas primeras fechas donde no hay partidos entresemana para poder hacernos de algunos puntos importantes. La próxima parada en el Monumental ante Belgrano de Córdoba, será clave para no perder pisada al tren de adelante. Un partido muy chivo, en el cual se sufrirá, pero que el Muñeco seguramente sabrá como jugarlo. Hay que bancar a este plantel y tenerles fé, que van a ir con todo y dejar hasta la última gota de sudor en la cancha, como bien lo pide y se merece la camiseta del más grande.

Por: Nicolás Ezequiel Pozzi

Deja tu comentario