“Es un momento muy lindo”

Cristian Ferreira y Pablo García se mostraron ilusionados por la oportunidad que se les presentó al comenzar a entrenar y a pasar su primera pretemporada con la Primera.

Cristian Ferreira y Pablo García Lafluf son dos de los juveniles que Marcelo Gallardo subió desde la Reserva al grupo del plantel mayor de cara a la temporada venidera (Franco Petroli, Kevin Sibille, Nahuel Gallardo y Santiago Sosa son los otros dos). Los jugadores se sumaron al grupo en la vuelta a los entrenamientos en Buenos Aires y ahora se encuentran en Orlando trabajando a la par de sus compañeros.

Cristian Ferreira es cordobés, categoría 1999. Llegó a River en 2008, proveniente del Club Las Palmas de Córdoba. Juega como mediocampista ofensivo y se caracteriza por su técnica, conducción, lectura del juego y llegada al gol. Es diestro y mide 1,74. Debutó con la Primera en octubre de 2017 ante Talleres. También tuvo rodaje en el amistoso de marzo de este año contra la U de Chile. Es parte de la selección nacional sub-20.

“Es un momento muy lindo. Siempre uno trata de admirar a los más grandes. Estoy muy contento. Lo más difícil fueron los nervios y las ansias del principio. Después, a medida que convivís con ellos les vas agarrando la mano y el ritmo. Son muy buenos”, comentó al sitió oficial del club. “Siempre es lindo aprender nuevas cosas, y sobre todo a este nivel que es muy bueno. Me gustaría agarrar más el ritmo y lo dinámico, ya que el de Tercera es muy distinto al de Primera”, agregó.

Pablo García es uruguayo, categoría 1999, y llegó a River a principios de este año. Su caso es particular, ya que debutó en la Primera División de Uruguay con 16 años y disputó 11 partidos oficiales defendiendo la camiseta del Liverpool. También fue parte de los seleccionados sub-15 y sub-17 de su país. Mide 1,78, es diestro y se desempeña como mediocampista ofensivo por centro o izquierda. Sus mejores características son la pegada y las asistencias.

“Tuvimos todas buenas experiencias con el grupo de Primera. El ritmo cambia, cuesta más, es muy dinámico y no para. Pero de a poco se va agarrando. Por suerte nos tocó ir a Orlando. Esperamos aprender cosas nuevas y mejorar”, comentó el joven charrúa.

Deja tu comentario