¡Adiós querido Rubén!

Tenía 57 años. Había surgido de Lanús y el club de Villa Crespo consiguió incorporarlo casi gratis. Fue su trampolín para una gran carrera que lo llevo a jugar en los clubes más importantes de Argentina consagrándose campeón en prime copa libertadores ganada de River Plate.

En Atlanta estuvo el punto de despegue para un carrerón. Después saltó a Boca, al River campeón del mundo con el Bambino Veira, Unión, Argentinos, River de nuevo, Atlético de Rafaela, Arsenal y Douglas Haig.

No pudo ganarle la pelea al cáncer que lo había perseguido en los últimos años. Este sábado, tan solo con 57 años, la vida del Plumero se apagó. Pero dejó para siempre la imagen de sus rulos yendo para adelante.

Mediante las redes sociales, el club que lo vio nacer expreso sus condolencias hacia su familia y en River desde la tribuna replicamos el mensaje hacia su grupo más íntimo, hasta siempre plumero.

Por: Renzo Tevez | Twitter: @Renzoo98