Sin rumbo

Así lo veo a River. Un equipo que ante las bajas que nadie esperaba en el corriente mercado de pases, no supo amoldarse aún a lo que pide el gran Napoléon. Es tiempo de autoridad y carácter.

El Millonario viajó a San Juan, junto a más de 15.000 personas que apoyaron al plantel de Marcelo Gallardo en un nuevo amistoso con tintes de Superclásico. Pese a que el partido no representaba gran importancia, La Banda tenía que aceitar el funcionamiento que le cuesta encontrar.

El partido por parte del Millo fue atípico. Por momentos demostró buen fútbol, gracias a apariciones esporádicas de Nicolás De La Cruz, debutante en La Banda, y además de Nacho Scocco que apareció poco en el partido pero lo hizo de manera correcta.

La profundidad a la hora de definir las jugadas fue el déficit principal del equipo del Muñeco, que no encontró en ningún momento a sus delanteros para poder tener al menos, una situación de gol clara.

El encuentro se lo llevó la vereda rival, que encontró en una pelota larga, un Barboza lento y una floja respuesta de Germán Lux, que se le escurrió el balón por debajo del cuerpo.

San Juan se tiñó de rojo y blanco para demostrarle a Gallardo y sus dirigidos que La Banda siempre va a acompañar. Los jugadores pueden pasar, pero siempre estará el hincha fiel a su camiseta y dejará la vida por los colores.

Por: Juan Lagos

Deja tu comentario