Floresta

En esta oportunidad, estuvimos charlando con Martin, uno de los encargados de la bandera de colgar la bandera de Floresta. “Banderas de Floresta en la historia de River hubo 3, que se unificaron oficialmente un 8 de diciembre del ‘94” nos dijo cuando le preguntamos sobre los comienzos de su trapo.

Hoy la cuelga en la Sivori Baja, como viene haciendo hace ya casi 20 años siempre que jugamos en el Monumental. Pero no solo de local, siempre que puede como digno banderero y las medidas de seguridad lo permitan, Floresta se hace presente en todas las canchas donde nuestra amada banda se presenta. A la hora de viajar nos conto la anécdota de un partido con Coló Coló en Chile, en donde tras una confusa situación, al llegar al hotel se llevaron la sorpresa de tener entre sus bolsos el de una policía.

También nos transmitió su deseo de que la bandera festeje los 20 años, en la final del mundial de clubes.

»Minimizamos al rival»

Carlos Auzqui, destacó esta mañana mano a mano con River desde la Tribuna, el presente que tiene en el equipo de Marcelo Gallardo, y se mostró contento ante la titularidad en los once el Más Grande.

Auzqui, todavía va remontando de a poco en el conjunto del Muñeco, se vio feliz ante la posibilidad de jugar en el Más Grande, y aun así ser convocado para los diferentes partidos. «Es una gran satisfacción para mí, porque trabajo día a día para poder después jugar de titular. Obviamente no siempre me toca pero, como mencioné, entreno día a día para poder estar y por suerte me viene tocando. Por eso trato de disfrutar mucho».

Además, mencionó sus sensaciones sobre el último partido en el Monumental con Argentinos Juniors, y la pérdida de dos puntos importantes de cara a la Superliga: » Esto recién empieza. Es un torneo largo, donde cualquier equipo le puede ganar a cualquiera. Coincido con que perdimos dos puntos por que jugamos en nuestra casa, y porque fuimos superiores al rival. Nos vamos a preparar para jugar hasta el final».

A su vez, habló acerca del poco descanso que se viene teniendo, tomando en cuenta que deben afrontar muchos partidos importantes, en pocos días. «Más allá de eso, creo que el equipo está bien. Aunque el domingo se notó un poco el desgaste del partido entre semana, pero creo que tenemos plantel para pelear los campeonatos que nos quedan y vamos a afrontarlos de la mejor manera».

Por otro lado, opinó acerca de lo importante que son las palabras de Marcelo Gallardo, ante cada tipo de encuentro: » Te llegan, te convencen, y para nosotros es fundamental. Sobre todo que el técnico esté convencido de nosotros y es importante».

Para finalizar, terminó con las dudas que se generaron este último tiempo y destacó lo importante que fue la victoria del Millonario ante el conjunto boliviano. Además, dejó en claro que el Millonario venció a Wilstermann en buenos términos, y siendo totalmente superiores. «Leí sobre esas acusaciones pero nosotros estamos tranquilos, que el equipo rival jugo de la mejor manera que pudo jugar, nada más que nosotros ese día jugamos muy bien y sabíamos que teníamos que ganarlo. Nosotros hicimos que el rival sea débil, como dijo Gallardo hace unos días. Nosotros minimizamos al rival».

Resaca

El Millonario se enfrentó a Argentinos Juniors luego de la histórica victoria ante Jorge Wilstermann por 8 a 0 y se notó el desgaste que implicó el partido de Copa Libertadores.

Cuarta fecha de la Superliga Argentina. River debía jugar ante el Bicho de la Paternal en el estadio Antonio Vespucio Liberti, luego del vendaval que representó la clasificación a las semifinales del torneo internacional más importante de América.

El partido ante Argentinos Juniors representaba un encuentro de importancia por el hecho de mantenerse a tiro de la punta en el torneo doméstico y así, seguir por la senda de buenos resultados tanto en el plano local, como el internacional.

Marcelo Gallardo armó un mix de titulares y suplentes, salvaguardando a futbolistas experimentados como Jonatan Maidana y Leonardo Ponzio. En su lugar, ingresaron al campo de juego Alexander Barboza Ullúa e Iván Rossi.

A la hora de analizar el juego que mostró el Millonario la verdad pocos momentos hay para elogiar por parte del equipo del Muñeco. Algunos destellos del Pity, de Enzo y también las participaciones sorpresivas de Nacho Fernández, hicieron que la gente se ilusione.

El primer gol llegó a favor de La Banda con un penal claro y bien cobrado por Abal que se encargó de ejecutar el 10 de River que estrelló el balón en el palo izquierdo y la pelota ingresó tras el rebote en el poste.

Luego de marcar la diferencia en el marcador, el equipo de Napoleón tuvo algunas chances para estirar la ventaja pero no lo logró y el empate del Bicho llegó tras un error de Montiel que supo capitalizar el conjunto visitante.

El resto del partido estuvo teñido de cansancio, confusión y falta de efectividad. El encuentro terminó en empate y River pierde el primer puesto en el torneo, pero que aún le falta mucho.

River, como dijo Gallardo, no se pudo sacar la resaca del partido del jueves ante Jorge Wilstermann, y vale la pena rescatar que en ese encuentro el Millo jugó un partido brillante y desgastante.

Por: Juan Lagos

Te parto en ocho

El Millonario logró la hazaña de la mano del gran Napoleón y avanzó a las semifinales de la Copa Libertadores, después de ganarle a Jorge Wilstermann por 8 a 0, sí, dije bien, ocho a cero.

Cuartos de final de la Copa Libertadores de América. River enfrentaba a Jorge Wilstermann, de Bolivia, en el Antonio Vespucio Liberti que sabía la responsabilidad e importancia de un marco Monumental para demostrar lo que es La Banda.

El hincha entendió su rol a la perfección. La gente acompañó al Millonario en todo momento, en la previa, con la expectativa y la confianza, y en el recibimiento que estremeció a cualquiera fanático porque se vio a una hinchada que no solo acompañaba, sino que creía.

Será por esto que el equipo salió de la manera que salió a la cancha, no lo sé la verdad, pero lo cierto es que La Banda caminó la misma ruta para llegar a la semifinal gracias a un partido alucinante de Ignacio Scocco, que tuvo su noche de gracia y convirtió cinco goles.

A la goleada se le sumaron un gol de Nacho Fernández, dos de Enzo Pérez, el segundo con una jugada individual que rompió todos los esquemas y sentenció una noche dorada.

Lo cierto es que el Millonario, con Napoleón a la cabeza, sigue soñando, sigue teniendo metas a futuro que podrán ser alcanzables o no, pero la convicción desde el timonel hace que todo el pueblo Riverplatense y jugadores del Millo se ilusione con un objetivo más.

Por: Juan Lagos

¡Vamos los pibes!

El Millonario jugó en San Martín en San Juan y tuvo un partido cargado de emociones con algunas apariciones interesantes desde la cantera del Más Grande.

Tercera fecha de la Superliga Argentina. River se enfrentaba al Verdinegro en su casa con mucho recambio, ya que el jueves jugará ante Jorge Wilstermann por los cuartos de final de la Copa Libertadores de América.

Los nombres más importantes en el once inicial eran Batalla, Moreira, Rossi, Rojas, Borré y Auzqui, futbolistas con un puñado de partidos en el Millo pero que fueron vitales para la victoria.

Si hablamos de los pilares en los cuales se encumbraron los saldos positivos de La Banda, también se deben agregar a Marcelo Saracchi y Exequiel Palacios, que tuvieron muy buenos momentos en los 90 minutos de juego.

A la hora de hablar del partido en sí, River tuvo muy buenos minutos en la primera etapa. Conexiones claves entre Rojas, Auzqui y Borré provocaron que el Millo lograra la ventaja en el marcador rápidamente.

En el primer gol, tras un rebote que quedó boyando fuera del área rival, tuvo a un lúcido Ariel Rojas que descaró a un toque el balón a Carlos Auzqui que metió un pase preciso para que Borré la tenga que empujar a la red.

Ya con la ventaja en el marcador River continuó con un buen flujo de fútbol y siguió lastimando al rival que buscaba llegar al arco defendido por Batalla. La Banda logró ampliar el marcador luego de un excelente pase de Exequiel Palacios, que encontró a Carlos Auzqui rompiendo entre los dos centrales rivales y definió a dos toques para poner la ventaja a favor del equipo de Napoleón.

Desde ese gol el Millo se apagó en su juego y el elenco local presionó hasta llegar al descuento luego de una serie de corneres que tuvo como actor principal a Barboza que cabeceó contra el arco defendido por Augusto que nada pudo hacer, para que luego la pelota entrara lentamente mientras Auzqui trataba de alcanzar una pelota imposible de sacar.

El entretiempo dejó al hincha pensando, pero con buenas sensaciones con respecto al juego mostrado en San Juan. La etapa complementaria, en donde se vieron cambios con jugadores debutantes, y el ingreso de Tomás Andrade que tuvo buenos atributos al atacar por su costado.

El Verdinegro contó con varias oportunidades de gol para empatar el partido pero no lo logró gracias a grandes cortes de Gonzalo Montiel y también con atajadas de Batalla que se mostró seguro.

Sobre el final del encuentro, una pelota capturada por Marcelo Saracchi en tres cuartos del campo de juego que vio con buen instinto al debutante Pizzano que logró marcar el tercer gol de River y además su primer gol en la primera del Millonario, un momento que será imborrable en su memoria.

La victoria representa calma y libertad para poder pensar, analizar, y sentir el partido del jueves ante Jorge Wilstermann por el torneo internacional que nos tiene a todos en vilo.

Por: Juan Lagos

¿Por qué?

River no encontró su juego y perdió de manera categórica en la altura de Cochabamba por los cuartos de final de la Copa Libertadores.

Todavía no lo puedo creer. Me desperté ésta mañana luego de un escenario paranoico y con una ira cargada en mis pensamientos vividos ayer por la noche, y aún algunos coletazos se ven en mi cotidianeidad.

El partido ante Jorge Wilstermann, que la mayoría daba por ganado -como aquel duelo ante Independiente del Valle- por falta de conocimiento y además absorbido por el discurso general del periodismo itinerante que busca poner al Millonario en el fondo.

A la hora de analizar el encuentro vivido en Cochabamba pocos matices se pueden mencionar en la lista de virtudes, excepto cuando se debe hablar del Pity Martínez que fue el único que tuvo el visto bueno del hincha porque intentó en todo momento cuando parecía tener enemigos a propios compañeros.

La noche fue para el olvido, flojos partidos de los laterales, defensores centrales que aún no logran afirmarse, un Nacho Fernández desconocido y que genera preocupación de cara a los objetivos cercanos del Millo y una dupla de delanteros que tienen la tarea casi imposible de reemplazar a las figuras del primer semestre del corriente año.

¿El 3 a 0 es un resultado injusto? Claro que sí. Los merecimientos indicaban que La Banda tendría que tener al menos un gol en el partido de ida pero los goles son responsables de la definición de sus jugadores, y no de la ‘suerte’ tan ponderada en el fútbol.

La vuelta será una auténtica batalla. Napoleón tendrá la difícil tarea de responder rápido ante un golpe de nocaut pero el hincha siempre confiará en Gallardo para lograr una hazaña más.

por: Juan Lagos

«El técnico más importante»

Pablo Lavallén habló con el Uno + Uno de River desde la Tribuna y además de mencionar la importancia de Marcelo Gallardo en la rica historia Riverplatense analizó el partido en la altura de Cochabamba, recordando el partido de Atlético de Tucumán en dicha ciudad.

El técnico charló con el Uno + Uno de River desde la tribuna y dejó varios conceptos interesantes, entre ellos, la importancia del Muñeco en la historia de River: «Para mí gusto personal se a convertido en el técnico más importante de la historia de River por la cantidad de cosas que a ganado en tan poco tiempo, que es atípico. Mantener un proceso en el fútbol argentino es difícil y más con la exigencia de ser el entrenador de River. Estuvo permanentemente ganando y pese a que se fueron jugadores siempre es competitivo».

Además agregó que «Tiene la llave del club para que cuando quiera, como quiera y el tiempo que quiera para ser el entrenador», y cerró «Es muy personal, los tres fueron muy incidentes en la historia de River, cada cual en su época. Es difícil comparar entrenadores y futbolistas. Los tres están en el podio de lo que es River, pero personalmente, opino que lo que a hecho Marcelo en River no sé si algún otro entrenador lo va a poder repetir. Consiguió muchos títulos en poco tiempo pero los tres están en la historia más grande del club».

Luego, se tomó un tiempo para analizar el partido en la altura de Cochabamba ante Jorge Wilstermann, tomando como referencia la derrota de Atlético de Tucumán en la actual Copa Libertadores: «Es un equipo muy ordenado. Un equipo que si uno lo analiza desde lo individual no tiene figuras sobresalientes, ahora trajeron un brasilero llamado Serginiho que casualmente hizo el gol la última semana y juega bastante bien, pero es un equipo muy parejito con buenos laterales que van al ataque, dos medioscentros que tienen buen control y buen pase. Es un equipo muy aplicado que si empieza ganando el partido se te hace complicado poder levantarlo».

Y continuó: «En realidad la altura de Cochabamba no es tanta, pero llega un momento en el que se siente por lo general lo que hacen los equipos, y lo que hicimos nosotros con Atlético de Tucumán, fue tratar de hacer un partido largo y en donde ellos no estén cómodos para jugar rápido», a lo que concluyó: «La idea es tratar de conservar el cero el mayor tiempo posible, sobre todo en el primer tiempo, y después cuando pasan los minutos si no recibís gol en la primera etapa, van a salir a atacar en la segunda mitad. Ahí es donde dejan espacios y uno puede hacer daño al rival».

Por último, Pablo mencionó su etapa como jugador de River y su paso por la institución: «Mi etapa como jugador a sido buena, no fui un jugador de élite pero se hizo lo que se pudo. Soy muy agradecido a esa etapa y hoy me apasiona más ser entrenador gracias a eso. Me apasiona lo que hago ahora, estoy arrancando y lo tomo con mucha seriedad»

Se vistio de Piscu

La victoria ante Banfield tuvo varios alicientes para analizar, pero hoy decido quedarme específicamente en Gonzalo Martínez, ese jugador que sigue en el Millonario y es una carta vital para el funcionamiento del River actual.

Segunda fecha de la Superliga, torneo argentino de primera división. River recibió a Banfield en el Monumental luego de horas repletas de especulaciones por la posible suspensión de dicho encuentro.

Finalmente el árbitro del partido, Néstor Pitana, dio el visto bueno al ver el campo de juego en buenas condiciones y el Millonario se presentó a horario para vivir una fecha más del fútbol argentino.

Un mix de titulares y suplentes dispuso Marcelo Gallardo, que decidió darles descanso a varios referentes pensando en el partido por Copa Libertadores a jugarse el día jueves en Bolivia.

El primer golpe lo dio Banfield de pelota parada, cuando Renato Civelli convirtió el primer gol luego de lograr un anticipo preocupante en la marca tibia de Javier Pinola, que logró recuperarse rápidamente.

Luego de dicha jugada nadie esperaba que el ‘pelado’ se recupere pero lo hizo al anotar el empate después de que el Pity Martínez durmiera a la defensa rival junto a Nico De La Cruz.

Ya con el partido en igualdad, Gonzalo Martínez se cargó el equipo al hombro y tiró caños, paredes con sus compañeros y asistió en más de una oportunidad a Nacho Scocco, que no estuvo fino en la definición.

El 2 a 1 iba a llegar sobre el final de la primera etapa cuando Pinola agarró la lanza y subió al ataque, tiró una pared con el uruguayo De La Cruz y cuando parecía que el defensor remataba, asistió al 10 que se vistió de Pisculichi para definir de primera, con la zurda mágia, al ras del suelo.

El gol que dejó a River arriba del marcador trajo calma al público que se mostraba expectante por una nueva cara del Millonario, sin Driussi y sin Alario, pero con un Pity enchufado.

La etapa complementaria tuvo a Gonzalo nuevamente como protagonista al seguir participativo y conectado con el encuentro. El último gol del Millo llegó gracias a un pase largo del 10 que controló mal Nacho Fernández pero que luego de una buena corrida, sufrió una infracción dura del arquero rival y el penal lo ejecutó Nacho Scocco con seguridad y contundencia.

River sigue dando muestras de carácter y cuando parecía que el barco no iba a aguantar la tempestad, el Muñeco habló y trajo calma pero además tuvo el apoyo de un jugador clave como Gonzalo Martínez que tuvo uno de sus mejores partidos con La Banda puesta.

Por: Juan Lagos

Sin rumbo

Así lo veo a River. Un equipo que ante las bajas que nadie esperaba en el corriente mercado de pases, no supo amoldarse aún a lo que pide el gran Napoléon. Es tiempo de autoridad y carácter.

El Millonario viajó a San Juan, junto a más de 15.000 personas que apoyaron al plantel de Marcelo Gallardo en un nuevo amistoso con tintes de Superclásico. Pese a que el partido no representaba gran importancia, La Banda tenía que aceitar el funcionamiento que le cuesta encontrar.

El partido por parte del Millo fue atípico. Por momentos demostró buen fútbol, gracias a apariciones esporádicas de Nicolás De La Cruz, debutante en La Banda, y además de Nacho Scocco que apareció poco en el partido pero lo hizo de manera correcta.

La profundidad a la hora de definir las jugadas fue el déficit principal del equipo del Muñeco, que no encontró en ningún momento a sus delanteros para poder tener al menos, una situación de gol clara.

El encuentro se lo llevó la vereda rival, que encontró en una pelota larga, un Barboza lento y una floja respuesta de Germán Lux, que se le escurrió el balón por debajo del cuerpo.

San Juan se tiñó de rojo y blanco para demostrarle a Gallardo y sus dirigidos que La Banda siempre va a acompañar. Los jugadores pueden pasar, pero siempre estará el hincha fiel a su camiseta y dejará la vida por los colores.

Por: Juan Lagos