Versión gasolera

River comenzó su participación en la Superliga y pese a no tener un buen rendimiento en niveles generales, necesitó de una chance para abrir el marcador y luego mantener la ventaja.

Primera fecha de la Superliga Argentina. El Millonario debía visitar a Temperley en el sur, cancha que siempre representa complejidad para cualquier equipo que deba visitarla.

La inclusión de Carlos Auzqui en el 11 inicial sorprendió a propios y extraños, ya que las informaciones previas hacían pensar que Ariel Rojas le había ganado la pulseada al ex Estudiantes de La Plata.

A la hora de hablar del juego, River no brilló. Los primeros minutos tuvo un equipo Riverplatense que no tuvo grandes momentos de fútbol pero pequeñas conexiones hicieron que el nivel sea parejo para con el de su par, Temperley.

Algunas llegadas del conjunto local hicieron pensar que la noche de Buenos Aires pintaba mal para La Banda, pero apareció el revulsivo de River para cambiar la ecuación.

Luego de un pase fallido de Leonardo Ponzio, el Pity Martínez tomó el balón en mitad de cancha y se sacó dos jugadores de encima rápidamente para luego descargar para Nacho Scocco que enganchó para su pierna hábil y lanzó un remate rasante y potente al primer palo del arquero que nada pudo hacer.

La ventaja en el marcador representó cierto alivio para el Millo que tuvo varias distracciones en el fondo, una de ellas, una fallida salida de Javier Pinola que salvó Germán Lux con un manotazo salvador que aplaudió todo hincha de La Banda.

El complemento le vino justo a River. El descanso en el entretiempo hizo un recambio de energías en el Millo que necesitaba y además el Muñe metió mano en el equipo.

Los ingresos de Ariel Rojas y Enzo Pérez por Nacho Fernández y Carlos Auzqui, le trajo otra dinámica al equipo que tuvo múltiples posibilidades para anotar el segundo gol en los primeros minutos del segundo tiempo.

Un par de Lucas Alario, otra del Pity Martínez, y un remate lejano de Enzo Pérez, fueron las grandes chances que no supo capitalizar el Millo en el momento clave del encuentro.

La diferencia de tan solo un gol representó para el Gasolero tener siempre el pálpito y la energía para buscar el empate. Por éste motivo, y el flojo rendimiento de River, Temperley tuvo sus oportunidades pero siempre apareció Germán Lux y también buenos cierres de Jonatan Maidana, que es el equilibrio en la defensa endeble del Millo.

La victoria le da 3 puntos a River y ahora se tendrá que renovar la expectativa en los entrenamientos pensando en el duelo amistoso ante Boca del día domingo. El Millo sigue en versión gasolero y es hora de ir empezando a usar la nafta.

Por: Juan Lagos

Deja tu comentario