Cuarteto y carnaval

El Millonario se hizo fuerte en Mar del Plata ante Instituto en un partido que tuvo grandes actuaciones de Lucas Alario, que volvió al gol y también de Jonatan Maidana, implacable en las dos áreas.

Partido correspondiente a los 16avos de la Copa Argentina. La feliz fue la ciudad que eligió la organización para disputar el partido que tuvo un marco impresionante de público Riverplatense que aprovechó el fin de semana largo para meter caravana.

Luego de la polémica y los dichos por parte de la dirigencia del conjunto cordobés, el partido estaba picante desde el minuto uno. Por errores de la AFA y su organización, se culpó a River de aprovechar la situación, sabiendo que el Millo es uno de los pocos que tiene triple competencia hasta fin de año, no como otros.

A la hora de hablar del partido, Gallardo sorprendió con los ingresos de Carlos Auzqui y Nacho Scocco por Ariel Rojas y Enzo Pérez, respectivamente.

En el verde césped el Millo fue superior prácticamente durante todo el encuentro. Buenas triangulaciones entre Scocco, Nacho y por momentos el Pity, hicieron que la primera etapa tuviera movilidad y aspectos a rescatar en el 11 de Napoleón.

Todo se complicó cuando al Pity Martínez se le cruzaron los cables y se hizo expulsar de manera ingenua, ayudado obviamente por la falta de criterio de Baliño, que dejó pegar en exceso.

Ya con 10 jugadores en el campo, River se replegó por momentos pero sobre el final de la primera etapa, con una gran corrida de Nacho Fernández, y un pase sin tocar el balón de Scocco, Alario se sacó la mufa con un potente remate que tocó red y marcó el 1 a 0 para La Banda. Que importante es volver a ver a Lucas gritando sus goles, sus grandes goles.

En la etapa complementaria Instituto siguió con su juego brusco y tuvo que pagar cuando un golpe mal intencionado sobre Jorge Moreira vió la cartulina roja de Baliño. Ya en el 10 contra 10, River continuó siendo más y llegaron los goles para La Banda.

Enzo Pérez, que había ingresado en el segundo tiempo, convirtió un golazo al ángulo tras una gran jugada de Jorge Moreria, y de ésta manera convirtió el primer gol con la camiseta que ama.

El descuento de Instituto, por un nuevo error de Javier Pinola, encendió las alarmas del Millo, pero gracias a un cabezazo pulcro de Jonatan Maidana y una corrida monumental de Santos Borré, River liquidaba el partido y ponía el 4 a 1 final para acceder a los octavos de la Copa Argentina.

River mostró una leve mejoría en cuanto al funcionamiento de equipo que tanto se venía pidiendo y nuevamente mostró el carácter necesario ante la adversidad.

Por: Juan Lagos