Durísimo

El Millonario jugó en el día de ayer, probablemente, el partido más chivo y picante que le queda del torneo y empató de local ante Rosario Central 0 a 0. El punto puede indicar que se perdió una oportunidad importante, o a su vez, como dijo el entrenador “nadie nos va a pasar por arriba”.

Vigésimo sexta fecha del torneo de primera división del fútbol argentino. River le tocaba enfrentar a Rosario Central en un Monumental repleto de expectativas al ver que el puntero había empatado un día antes ante el Globo, lo que posibilitaba descontar dos puntos en caso de victoria ante el Canalla.

El equipo que colocó en el verde césped Napoleón era el mejor que podía presentar. Los once titulares, el equipo de gala, el que venía arrasando con cualquier rival, ya sea de visitante como de local. Por su parte, Central también dispuso de su mejor once y propuso un partido trabado, con garra y temperamento.

Los primeros 45 minutos tuvo a un equipo visitante que jugó mejor. No sé si ‘mejor’ es la palabra correcta, ya que no demostró querer ganar el partido con claridad sino que marcó su estilo de juego por sobre el de La Banda.

En la vereda de enfrente estaba Teófilo Gutiérrez, un jugador querido por la mayoría de los hinchas, aunque algunos todavía no le perdonan que se haya ido antes de disputar la semifinal de la Copa Libertadores 2015.

En la primera parte del encuentro la única situación manifiesta de gol la tuvo justamente el colombiano que definió cruzado pero Augusto Batalla tapó bien el remate y dirigió el rebote a un costado, algo que se le reclamó en fechas anteriores.

La etapa complementaria fue totalmente distinta. El vestuario de River vibró con las exigencias del entrenador y el equipo cambió su imagen al imponer su fútbol por varios momentos e incluso generando situaciones de gol.

Primero Driussi disparó de media distancia y la pelota dio en el palo. Luego Alario se quitó la marca de Pinola y remató cruzado pero el Ruso Rodríguez la envió al córner. Por último, el Gordo –goleador del campeonato- cabeceó luego de una carambola en el área y la pelota se fue rozando el palo izquierdo del Canalla.

El encuentro ante el equipo rosarino se puede analizar de dos maneras. Una en la cual se va a encumbrar exclusivamente el resultadísimo: Se perdió una chance única para superar a Boca. La otra, la mesurada y con fundamentos, dirá que nos enfrentamos a uno de los mejores equipos del campeonato y River no se achicó.

Como dijo el DT: “Cuando podemos jugar, jugamos. Cuando hay que meter también lo hacemos, nadie nos va a pasar por arriba”.

Por: Juan Lagos

Deja tu comentario