Pelear por todo, siempre

River ganó un partido más que difícil ante Quilmes y continúa con su racha ganadora desde aquel partido ante el DIM por Copa Libertadores. El Millo mete presión a los de arriba y pelea los dos frentes.

Decimonovena fecha del torneo de primera división del fútbol argentino. La Banda de Napoleón ponía lo mejor que tenía para que la orquesta toque una vez más con sus movimientos que cautivan y su fuerza a la hora de mantener sus ideales.

River debía enfrentar al Cervecero en el estadio Monumental con una lluvia torrencial que no frenó la pasión del hincha, ese que siempre está, el que nunca abandona, aquel que deja todo lo que tiene que hacer y se va a ver a River Plate.

El partido comenzó como terminó. El equipo de Gallardo no paró de atacar durante los 90 minutos y siempre buscó el arco rival pese a sufrir algunas contras aisladas que contuvo por un lado Jonatan Maidana que levantó el nivel y Augusto Batalla que cada vez está más firme en el arco del Más Grande.

Apariciones constantes de Nacho Fernández, Sebastián Driussi y Leonardo Ponzio, el león que se comió el mediocampo durante todo el encuentro. La primera etapa finalizó con un 0 a 0 que dejó ciertas dudas pero que no cuestionó ni por un segundo la idea futbolística que pregona Napoleón.

Ya en la etapa complementaria la pluma seguía escribiendo con la misma tinta. Buen fútbol, ataques incisivos, fallas en la definición. Todo cambió cuando Marcelo Gallardo decidió darle nuevamente la oportunidad a Rodrigo Mora que se comió la cancha y aprovechó al máximo la confianza otorgada por el técnico.

A los 72 minutos del partido, luego de una presión en el fondo del charrúa que la recuperó, tiró el centro al segundo palo, Sebastián Driussi la bajó y Alario definió para abrir el marcador.

Una vez que logró abrir el arco el Millo, no dudó y consiguió el segundo gol para calmar las aguas y así cerrar el partido. En el minuto 86 del encuentro, nuevamente Rodrigo Mora comandó una contra, se la pasó de manera brillante a Driussi por encima del rival más cercano, y Seba que tuvo el papel de asistidor de la noche le dio en bandeja el gol a Alario que lo único que tuvo que hacer es lo que mejor le sale, definir.

Por: Juan Lagos

Deja tu comentario