Invadir y conquistar

El Millonario copó en todos los sentidos la cancha de Lanús. La gente llenó la tribuna y el equipo de Napoleón ganó una batalla que reaviva la llama de, por qué no, pelear el campeonato local.

Decimoséptima fecha del torneo de primera división del fútbol argentino. El barco del Muñeco Gallardo no lograba zarpar en el campeonato doméstico y se necesitaba un envión anímico para que las velas se desplegaran y así comenzar a acechar a los que están arriba.

La visita al Sur de la Provincia de Buenos Aires luego de la hazaña en Colombia ante el DIM en el debut por la Copa Libertadores, marcaba el rumbo de River en el campeonato doméstico. Definir si se peleaba la punta, o llegar a los primeros cuatro puestos para asegurar la participación a la Libertadores del año que viene.

El partido ante Lanús fue un verdadero encuentro de equipos que buscan constantemente el buen fútbol. Claridad y velocidad en los pases y un desgaste físico enorme tuvo que hacer La Banda para ganar el encuentro. El Pity Martínez, la figura en el día de ayer, se lució jugando por el costado derecho del campo de juego y hace considerar a más de uno con la posición en la que debe estar el 10 de River a partir de ahora.

Luego Ariel Rojas, que marcó el primer gol oficial después de su paso por México con la camiseta del Millo, hizo el trabajo que estamos acostumbrados a hacer, el laburo sucio ese que no se ve pero que sin él se cae a pedazos el resto.

Otro de los pilares fundamentales en la noche del martes fue Jonatan Maidana que fue una verdadera muralla y combatió todo el partido ante cualquier ataque del Granate, bien Jony.

River cerró un partido redondo, en el cual hubo fricción, buen juego y se destacó por el trabajo en equipo y destellos individuales. A ocho puntos del primero de la tabla y el barco de Napoleón desplegó las velas y buscará ante el Pirata, conquistar una batalla más en la lucha por el campeonato.

Por: Juan Lagos

Deja tu comentario