Bandera: Estilo Gallardo

(Incluye Video) Mariano le hizo una bandera tributo a Gallardo. La idea nació de ver en una revista (River 86) “la foto estaba buena, me gustó y le mandé a pintar una bandera, tiene un galera y es el estilo de Gallardo: el buen fútbol. El fútbol elegante”

La bandera por ahora se puede apreciar en la platea de la Belgrano Baja. Le preguntamos de la realización del trapo: “es un proceso, es mandar a pintarla, llevar el dibujo que queres, lleva su tiempo. Es una técnica con aerografía que queda muy bueno”.

Es de propiedad de Mariano, la hizo él solo. Lo sigue a Marcelo de la época de jugador también, le hizo un par de banderas mientras el Muñe todavía tenía los cortos (su típico festejo haciendo la visera y el muñeco mágico en la época del 97). Siempre creyó en las condiciones y en el estilo que él le quiere dar a River. No dudó y antes de que salga campeón de la Sudamericana ya había hecho la bandera porque Mariano sabía que Gallardo le podía dar cosas importantes a River como pasó.

El goleador de la Libertadores

Daniel Onega fue un destacado centrodelantero que nació en Las Parejas, provincia de Santa Fe desde donde llegó junto a su hermano Ermindo para probarse en la novena división de River.

Hizo todas las inferiores en el club hasta debutar en Primera. Suplente en el comienzo, se ganó la titularidad gracias a sus goles. Era un buen cabeceador y rápido en el área, sin embargo, cuando transfirieron a Ermindo, fue que comenzó a sumir un poco más la conducción del equipo y demostró su criterio para el manejo de la pelota y el aprovechamiento de sus compañeros: era el gran servidor de pelotazos para el pique explosivo de Oscar “Pinino” Más.

Su año de mayor éxito fue durante 1966, cuando se convirtió en el máximo goleador de la Copa Libertadores de América, con 17 tantos. Tuvo el record de mayor anotador en una edición del torneo y hasta el día de hoy está vigente. Además, como si fuera poco, de su mano le permitió a River acceder por primera vez z en su historia a la final del máximo torneo continental.

Sus buenas actuaciones en el Millonario, le permitieron, ser convocado en varias oportunidades a la Selección Argentina. Con la albiceleste, jugó entre 1966 a 1971 participando en las eliminatorias de 1969 a partir de las cuales se obtenían una plaza para el Mundial de 1970 en México, al que no se clasificó.

En cuanto a su historia con La Banda, integró el equipo dirigido por Ángel Labruna, entre 1967 y 1970 que estuvo siempre al borde del título pero en la última instancia se le escapaba de las manos, por lo que terminó siendo subcampeón. Todo esto propició su salida del Millonario.

Finalmente en 1972 pasó a préstamo a Racing. En esa temporada el equipo fue segundo de San Lorenzo. Sin embargo, su paso por el club de Avellaneda fue corto y un año después volvió a River, después, se fue a España y actuó allí en el Córdoba hasta 1977.

En 1978 llegó al club Millonarios de Bogotá, a mediados de la temporada. Allí fue la figura clave para que el equipo obtenga el undécimo campeonato en el fútbol profesional de Colombia. Luego de coronarse campeón, se retiró definitivamente del fútbol.

Después de colgar los botines, iba a seguir ligado al fútbol pero del otro lado de la línea de cal, se convertiría en técnico. Siendo dt, dirigió a Renato Cesarini de Rosario (1983), club que contribuyó a fundar, junto con Ermindo, Luis Artime y los hermanos Solari. Renato Cesarini había sido el técnico que le tomó la prueba en River, lo proyectó en las inferiores y cuando regresó al país para dirigir la Primera lo hizo debutar en la división superior.

Por: Luciana Contreras

Oscar Pinino Más

‘Pinino’ nació un 29 de octubre de 1946 y debutó en la Primera de River el 26 de abril de 1964 con tan sólo 17 años. En River jugó 382 partidos y convirtió 199 goles, razón por la cual es uno de los grandes ídolos del Club y de los más queridos.

Sin embargo su historia podría haber sido otra y nunca haber vestido la Banda sobre el pecho, es que resulta que Juan Evaristo, quien en ese momento estaba a cargo de las Inferiores en Boca, lo llevó a una prueba en La Candela tras ver sus notables condiciones jugando para Juvenil Porteño. Sin embargo, desde pequeño Oscar Más sabía lo que quería para su futuro, sabía que vestiría otra camiseta y esa sería una roja y blanca.

Su debut en la primera de River, llegaría el domingo 26 de abril de 1964 cuando Carlos Peucelle, encargado de las divisiones inferiores, lo hizo debutar contra Chacarita, en San Martín, y de una acción suya llegó el único gol del partido convertido por el chileno Eladio Rojas. Aquel día, ‘Pinino’ hacia su presentación oficial llevando en la espalda la camiseta número once. Desde ese entonces iniciaría una larga trayectoria en el club de Núñez.

Jugó doce temporadas con la banda roja cruzándole el pecho divididas en dos ciclos. La primera entre 1964 y 1973, mientras que la segunda sería entre 1975 y 1977. Mientras tanto entre los años 73 y 75 emigró hacia Europa, más precisamente a España para desembarcar en uno de los clubes más grandes que tiene el fútbol de aquel de país: Real Madrid. Al regreso de la Madre Patria se coronó campeón del Metropolitano de 1975 permitiendole a River cortar con un racha de 18 años sin obtener campeonatos.

Mientras vistió la camiseta de River anotó 198 goles y fue durante siete temporadas el máximo anotador del equipo. “Pinino», así bautizado en su barrio de Villa Ballester por jugar a las bolitas o pininas es el segundo goleador de la historia de River, superado por Ángel Labruna con 293 y por sobre Bernabé Ferreyra, con 187, y cuarto el «Charro» José Manuel Moreno, con 179.

Con un total de 382 partidos jugados, Oscar Más se ubica entre los seis jugadores que más vistieron la camiseta, atrás de Amadeo Carrizo, Labruna, Reinaldo Merlo, Juan José López y Norberto Yácono.

‘Pinino’ Mas fue un excelente wing izquierdo, quizás el mejor que tuvo River y que hoy por hoy no es tan común ver en nuestro fútbol.

Por: Luciana Contreras

El ‘Puma’ Morete

Nacido el 14 de enero de 1952, en Buenos Aires, Carlos Morete dio sus primeros pasos como futbolista en River con la camiseta número nueve en la espalda todo un signo del buen delantero en el que iba a convertirse.

Debutó en 1970 en River, donde jugó hasta 1975. Jugó un total de 195 partidos vistiendo la camiseta millonaria y anotó con ella 103 goles, su olfato de goleador le valió el apodo de “El Puma”. Tras un período de cinco años en el Millonario, en 1975, Carlos Morete puso rumbo a las islas Canarias, para firmar su contratación por la Unión Deportiva Las Palmas. Durante su estadía en River, consiguió convertirse en máximo goleador nacional en el año 1972 como título individual, al que se le suma un campeonato Metropolitano, del que también se coronó como máximo realizador.

Uno de sus partidos más recordados será el del Nacional de 1972, nada más ni nada menos que ante el clásico rival, Boca. Ese día en el estadio de Vélez, River y Boca se enfrentaron en uno de los superclásicos más emocionantes de la historia con una remontada que jamás podrá ser olvidada.

Carlos Manuel Morete Markov será una leyenda en el mundo River, pero una pesadilla para los boquenses que nunca se olvidarán de ese partido memorable.

En ese encuentro, supo convertir tres goles y volver loco a toda la defensa rival. Fue un partido tan espectacular que en los primeros diez minutos de juego River se imponía 2 a 0 con goles de Ernesto Mastrángelo y Oscar Más. Sin embargo, nada estaba resuelto, en el transcurso del partido Boca igualó el juego y más tarde con un gol de Potente se puso 4-2 en el marcador con todo para ganar. Aunque está claro que el partido no está definido hasta que se cumplen los 90 minutos. River reaccionó y con tres goles del Puma Morete se lo dio vuelta a Boca cuando restaba media hora de partido.

El ‘Puma’ como lo llamaban, fue el centrodelantero voraz, el goleador del River 1975. Siempre estaba en el área contraria buscando vulnerar la red y llevarle a su hinchada la alegría del gol. Fuerte, veloz, con gran pique, de los que no perdonan cuando delante suyo están los tres palos del arco adversario.

El goleador de River arribó a tierras canarias en el año 1975, donde permanecería cinco temporadas en la Unión Deportiva convirtiéndose en el máximo goleador de su equipo. De allí, se fue a Sevilla y finalmente regresó a nuestro país para jugar con los primos. Finalmente dejaría el fútbol en 1986 jugando para Argentinos Juniors.

Morete jugó oficialmente con la camiseta de River Plate 200 encuentros considerando Torneos de AFA y Copa Libertadores. Teniendo en cuenta solo partidos oficiales, Boca Juniors es el equipo al que más goles le convirtió (fueron 9 en total), seguido de Atlanta (7), Colón de Santa Fé (7), Banfield (6) y Ferro Carril Oeste (6).

Por: Luciana Contreras

Bandera ¨Quilmes¨

El uno más uno de River desde la Tribuna tuvo una vez más el privilegio de presentar a una nueva sección de “Aguantá tu trapo”.

Esta vez, fue el turno de la bandera de Quilmes este. Justamente Julio, uno de los representantes de la misma, dialogó mediante comunicación telefónica y contó el origen del trapo. También opinó sobre el presente del equipo y los compromisos inmediatos.

“En total somos diez y hace 8 años que vamos a todos lados con la bandera”, contó Julio. “Fue un partido con Lanús, fue justamente ahí cuando empezamos a colgar el trapo. El día del incidente en los quinchos, en 2007”, rememoró. Y agregó: “siempre vamos a la tribuna Centenario baja”.

“Me gustaría, este año, colgar la bandera en la final de la Copa Libertadores. Aunque sabemos que está difícil”, manifestó el oriundo de zona sur. Y finalizó en referencia a la final de la Supercopa Argentina: “En San Juan, ante Huracán, tenemos que estar presentes”.

El uno de la máquina

José Eusebio Soriano no sólo fue el capitán del histórico equipo de River sino que supo destacarse dentro del plantel que contó con la mejor delantera de todos los tiempos.

Había nacido en Chiclayo, Perú, y formó parte de uno de los mejores equipos de la historia del fútbol argentino. Tras sus inicios en Perú, pasó por Banfield y llegó a River en 1944 sin embargo su historia como futbolista profesional no duraría mucho tiempo ya que tres años después decidía despedirse de la actividad, en 1947, con la camiseta de Atlanta.

Su llegada al fútbol tiene una historia bastante particular. Soriano no tenía en sus planes vivir de la pelota, es más, antes de ser futbolista trabajó como agrónomo y en las horas extras, se dedicaba a jugar por placer en Los Diablos Rojos de Chiplin. Un amistoso cambió su historia: el DT de la selección de su país lo citó tras verlo en acción.

Así jugó el Sudamericano de 1942 y por sus actuaciones en aquel campeonato llegó a la Argentina para desembarcar en el barrio de Banfield. Allí iniciaría su camino en el fútbol de nuestro país. Del cuadro del Sur pasaría a River donde viviría su mejor etapa.

La década del 40 es considerada una de las mejores épocas futbolísticas de River. En aquel tiempo la delantera Millonaria fue apodada como ‘La Máquina’ debido a la gran efectividad que tenía para liquidar a los rivales y si bien River siempre será recordado por esa delantera bien vale reconocer al resto del equipo que le permitió al Más Grande ganar tantos títulos. El uno del equipo era justamente, José Eusebio Soriano, quien no sólo ocupaba el arco más grande del mundo sino que también llevaba la cinta de capitán debido a su gran personalidad y conducta dentro y fuera de la cancha. Su figura aparecía por encima de otras rutilantes como Juan Carlos Muñoz, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera, Ángel Labruna y Félix Loustau.

Como capitán, fue parte del título de 1945 en el que disputó 7 partidos. También, representó a la Selección de Perú. Luego de su retiro, siempre quedó ligado a la Argentina.

José Soriano, no solo se impuso en el arco de River con un estilo de juego, que luego imitarían Hugo Gatti y Reneé Higuita, sino que fue pionero en Sudamérica al fundar Futbolistas Agremiados de Argentina. Esto sucedió en 1946 cuando citó en su casa a los capitanes de la A y la B. Sin saberlo, Soriano estaba impulsando lo que sería Futbolistas Argentinos Agremiados. Como consecuencia de esta acción, terminó yéndose del club. Por seguir a Pedernera, jugó dos meses en Atlanta. Luego se retiró, sin rencor.

Falleció un 22 de marzo del 2011 a los 93 años en el barrio porteño de Castelar. Soriano, pasó a la inmortalidad, no sólo por el título de 1945, sino por ser antecesor de otro histórico en el arco más grande del mundo: Amadeo Raúl Carrizo.

Por: Luciana Contreras

«Yo quiero jugar en River»

Tomás Andrade es una de las promesas que tiene hoy en día el Millonario. El jóven dialogó con «Uno mas Uno de River desde la Tribuna» sobre su llegada a River, los entrenamientos con Marcelo Gallardo, entre otros temas.

«Es el equipo del momento», dijo sobre la actualidad del equipo del Muñeco. Agregó también que: «Es un equipo que sabe a que juega. Puede tener vaivenes,no está pasando un buen momento , pero para mí es el mejor que está jugando en la Argentina», comentó.

Llegó a River en el año 2013 luego de que su representante pagara el pasa desde el Club Atlético Lanús. Actualmente se encuentra en la Reserva de La Banda y ya tuvo la posibilidad de entrenar en la Primera División, «no siendo parte del plantel, si no ayudándolo», expresó. En esa experiencia notó la intensidad que tiene Marcelo Gallardo para dirigir los entrenamientos: «Me parece muy bueno, y cuando hacemos fútbol hacemos pocas pausas. Todo eso se los transmitió a Luigi Villalba, y eso nos viene bárbaro a todos», indicó.

El DT de la Reserva era Gustavo Zapata pero por decisión de la Secretaría Técnica su ciclo terminó en febrero y el nuevo entrenador es Facundo Villalba a quién lo acompañan Ariel Ortega como ayudante de campo y Juan Branda como Preparador Físico. «En la Reserva hubo un cambio total, drástico, desde jugadores hasta cuerpo técnico, de un día para el otro. Tuve la suerte de tener a los dos entrenadores, a Zapata lo tuve el año pasado y a Luigi lo tuve en 5ta. Son cambios que te pone el club.», comentó Tomás.

Andrade no ha sido llamado por ninguna de las Subdivisiones de la Selección pero el dijo que: «Uno nunca pierde la esperanza. Tampoco me veo en este Sub 20 porque ya hay un plantel armado. Por ahora mi objetivo está en el plantel profesional de River», explicó.

«A mí me habla mucho Ariel, me da consejos para que le aporte al juego y eso me lo dice un crack, yo lo escucho y le hago caso, porque sin lugar a dudas es uno de los más grandes» contó acerca de compartir el campo con Ariel «El Burrito» Ortega.

Tomás Andrade ha sido observado por clubes europeos como Atlético de Madrid y el Barcelona, indicó que en 2013 lo llamaron pero que el se debe al club y quiere conseguir llegar a formar parte del plantel de Primera División: «Es el deseo que tengo yo, no pienso irme a ningún lado. Yo quiero jugar en River siempre que tenga la posibilidad», reveló.

D’Alessandro es el jugador que Tomás admira, «Siempre me dijeron que tenía su estilo de juego» agregó el gambeteador, que es lo que más le gusta hacer, gambetas como el gran Andrés D´Alessandro.

Frente al rival eterno la jóven promesa se enfrentó en la 7ma en donde perdieron por 2-0, en 6ta ganaron 2-1 y en 5ta se logró un empate por la mínima de gol. ¡Están parejitos!. En Reserva todavía no jugó: «Ojalá que este año me toque la posibilidad, y de que lo hagamos bien, eso yo lo disfruto, ganar o perder son circunstancias.», aclaró.

Como volante creativo disfruta más de la asistencia a un gol que la de marcarlo pero, «Ahora me enseñaron que hacer un gol es muy importante y hoy en día las dos cosas son hermosas». También es el encargado de patear los tiros libres: «Me gusta mucho pegarle a la pelota», dijo.

Tuvo la oportunidad de jugar la Royal Cup en Turquía, disputó la semifinal con Galatsaray en donde no participó pero si entró frente al Besiktas en donde jugó 30 minutos. «Siempre que vamos a otros países nos tratan excelente», finalizó.

Por: Caro Bongiorno