Santiago Vernazza

Fue uno de los integrantes de la denominada “Maquinita” de River, nacido en la Boca, había llegado a River, no sólo para reemplazar a otro grande como Muñoz en la delantera, sino que también, había llegado a River para ganar títulos.

Santiago Julio Vernazza nació el 23 de septiembre allá por 1928, en el barrio de La Boca el mismo barrio en el que nació el Millonario, aunque sus inicios como futbolista no fueron en el Más Grande. Su primer equipo fue Platense club al que llegó a los 7 años y en donde hizo todas las inferiores. Debutó en primera justamente contra River con tan sólo 16 años.

En 1951 debutó en el Más Grande, equipo con el que se coronaría y se haría grande.

Había llegado a River con una tarea que no era para nada sencilla, llegaba para reemplazar a Muñoz en la delantera, sin embargo, iba a demostrar que no le pesaba en absoluto ocupar ese lugar. Así, con el paso del tiempo se conformó una nueva delantera la cual sería denominada la “Maquinita”. Sus integrantes eran Prado, Walter Gómez, Labruna y Loustau (luego también Sívori).

Según cuentan quienes lo conocieron durante aquella época,
Vernazza, caminaba desde su trabajo en el centro hasta su casa en la calle Ruiz Huidobro sólo para fortalecer las piernas. Esto le dio muy buenos resultados ya que una de sus principales virtudes como futbolista fue la de tener un potente remate.

Guito, como lo apodaban, vistió la camiseta de La Banda cinco años, entre 1951 y 1956, en los que llegó a marcar 72 goles en 164 encuentros y ganó tres campeonatos. Su primer título sería en 1952, en el que además iba a convertirse en el goleador con 21 gritos (incluyendo dos a Boca, en un 3-0 en la Bombonera), y el bicampeonato de 1955, torneo River ganaría en la Bombonera, y 1956.

Debido a sus destacadas actuaciones y su talento como futbolista, Vernazza fue llamado para vestir los colores de la selección nacional. Con la albiceleste disputó tan solo seis encuentros y marcó un gol, aunque también, ganó una Copa América.

Tras vestir la camiseta del Más Grande, Guito partiría hacía el Viejo Continente donde desembarcó en Italia para fichar en el Palermo, recomendado por Walter Gómez. Estuvo tres temporada en el conjunto siciliano, alternando las presencias en la Serie A y B, donde nuevamente se convirtió en ídolo a fuerza de goles. Su viaje continuó en aquel país donde además jugó en otras dos escuadras: Milan y Vicenza. En este último equipo, terminaría su carrera como futbolista profesional, hecho que se produciría en 1964.

Por: Luciana Contreras

River Tour

“Estábamos en la tribuna cuando eliminamos a Boca, y dijimos que si ganábamos esta Copa íbamos a hacer un lechón para festejarlo. Y gracias a Dios lo cumplimos el viernes pasado, estrenando una bandera que hicimos especialmente para la Libertadores”, arrancó hablando Nelson, uno de los pibes de River Tour.

Después habló de los inicios de esta bandera y aseguró: “Nos encontramos y empezamos a viajar, era un grupo sin nombre y finalmente quedó River Tour”. Luego siguió: “El lugar más lejos que ha llegado la bandera es a México, al estadio Azteca”.

Por último cerró: “Tenemos cuatro banderas. Una que está siempre en el Monumental, una chiquita para llevarla de visitante, otra chiquita de Argentina que se llevó al Mundial, y ahora se hizo la grande de Argentina para la Libertadores”.

Córdoba Junto a River

-INCLUYE VIDEO- La pasión por el Millonario se extiende por todo el país y el mundo. En esta oportunidad, River desde la Tribuna habló con la Agrupación Córdoba Junto a River, donde contaron sus anécdotas y sus viajes junto a La Banda.

«Tenemos una organización para lograr toda la fiesta cuando nos juntamos en el bar. La bandera que más nos identifica es la que dice «Córdoba junto a River'», aseguró Fernando, integrante de esta agrupación que sigue al Más Grande a todos lados.

Además, cuenta que uno de los logros más importantes es haber llevado el trapo hasta Japón para el Mundial de Clubes. Asimismo, afirma que uno de los episodios más difíciles fue en Brasil ante Cruezeiro, cuando la policía no dejaba entrar el trapo. «Ese fue el momento más crítico», cerró.

Una Gloria de los 50

Porteño, de Villa Devoto, había nacido un 15 de diciembre de 1932, integró un equipo de barrio: José Ingenieros, hasta que lo llevaron a la sexta de River e hizo todo el recorrido hasta llegar a Primera. Fue reemplazante de Félix Loustau y un habilidoso wing izquierdo que se destacó por sus gambetas y su capacidad goleadora.

Roberto Zárate, inicio su carrera futbolística en River, club en el que debutó en la primera división durante el campeonato de 1951, siendo alternativa de Loustau aunque con los años y el lógico declive de «Chaplin» se fue adueñando del puesto. Hacía 1955 ya se había afianzado entre los once habituales del Millonario, siendo figura estelar en el tricampeón 55-56-57 , al lado de Angelito y Walter , primero , y de Menéndez y Sivori luego, todos asisitidos por el gran Eliseo Prado .

Vistiendo la camiseta del Más Grande convirtió 61 goles, el primero lo anotó el 8 de julio de 1957, en un 3-0 frente a Gimnasia de la Plata. Durante los nueve años en los que estuvo en el club, entre 1951 y 1960, además de los 61 goles obtuvo cinco títulos. Un bicampeonato 1952, 1953 y el primer tricampeonato durante: 1955, 1956 y 1957. Además, con el último título que ganado, logró la proeza de ser el primero en su posición en convertirse en goleador del campeonato argentino con 22 tantos en un equipo que formaba de la siguiente manera: Amadeo Carrizo; Alfredo Pérez y Federico Vairo; Oscar Mantegari, Néstor Raúl Rossi o Juan Eulogio Urriolabeitia y Gilberto Sola; Héctor De Bourgoing o Miguel Ángel Rodríguez, Eliseo Prado, Norberto Menéndez, Ángel Labruna y Roberto Zárate.

El 8 de diciembre de 1955, La Bombonera fue testigo de la vuelta olímpica de River en la que el “Mono”, como lo llamaban, fue fundamental. River dio vuelta el 0-1, a los 75 minutos Zárate, marcó el gol de la victoria luego de que en una ráfaga de fútbol River anotara el primero a través de otro ídolo como Ángel Labruna.

Siguió en Núñez hasta 1960, torneo en el que al lado de Ermindo Onega fue otra vez goleador de River con 11 tantos. Cuando el presidente Antonio Liberti impulsó la llegada de extranjeros en el denominado “fútbol espectáculo”, Zárate se marchó a Banfield donde jugó, y también fue ídolo, hasta 1969, cuando decidió ponerle fin a su carrera como futbolista profesional.

Además, formó parte de la Selección Argentina, con la camiseta albiceleste disputó 14 partidos e hizo 5 goles.

El delantero falleció el 6 de noviembre del 2013 a los 80 años. Así se fue a la eternidad otro grande que vistió la gloriosa camiseta de La Banda.

Por: Luciana Contreras

Arquero para el futuro

Nicolás Ciribe, arquero de las inferiores del club más grande de Argentina, habló para la sección «Desde la cuna» en River Desde La Tribuna, donde contó cómo fueron sus comienzos y cuáles son sus expectativas a futuro con La Banda.

En los últimos 20 años, grandes arqueros han pasado por el Millonario para cubrir los tres palos: Burgos, Bonano, Comizzo, Lux, Carrizo, Barovero, entre otros. Algunos de ellos como, el actual arquero, vinieron provenientes de otros equipos, mientras que otros nacieron de las inferiores del club de Núñez.

Este es el caso de Nicolás Jesús Ciribe quien desde los 11 años forma parte de los planteles de inferiores del club. Nacido el 14 de Marzo de 1995, inició su relación con el fútbol desde muy chico: «Comencé a los siete años en un club de Miramar. Cuando tenía once River hizo un torneo allá, me vieron y dijeron que me venga. Después de una prueba me dijeron que me tenía que quedar», comentó.

Sobre su llegada al club, las sensaciones y la reacción de su entorno dijo que vino «Con expectativas grandes, fue un gran paso para mí y mi familia, algo máximo más que nada por lo que es y lo que conlleva estar en River». A su vez agregó que «Fue una de las mejores cosas que hice y de las más lindas».

Comenzar la carrera de futbolista de manera profesional no es fácil y menos si las decisiones deben tomarse desde pequeños, siguiendo el consejo de la familia. Apropósito de su llegada a Capital Federal, el oriundo de Miramar dijo: «Me costó mucho pero le costó más a mi familia que a mí. Yo estaba decidido sobre lo que quería ser y lo llevé a cabo con su ayuda», indicó.

En cuanto a lo que significa River en su vida, Ciribe dijo que «Es un club hermoso que te hace sentir como en casa». A su vez, en relación a los que están siempre con los chicos en la pensión, día a día trabajando agregó que «Fueron como una segunda familia, los encargados son bárbaros, te hacen sentir seguro como una segunda familia».

Particularmente al gusto personal del juvenil con respecto a otros arqueros, dijo que su ídolo es Iker Casillas y que a nivel nacional mira mucho a Barovero: «Esta en un nivel muy bueno y River tiene que aprovecharlo». En cuanto a las expectativas que tiene para su carrera como futbolista dijo que «le gustaría jugar en un nivel europeo, pero lo primero es debutar en River», reveló.

Por último, habló sobre cuáles son sus metas a corto y largo plazo: «Me gustaría jugar en la Primera y a largo plazo estar en la Selección». Esperemos que durante los próximos años pueda tener una oportunidad y por sobre todo cumplir con sus sueños y expectativas, compartiendo con los hinchas la satisfacción de vestir la camiseta del Más Grande.

Por: Gonzalo Zanotti | En Twitter: @Gonzazanotti

Ídolo y cazatalento Millonario

Vladem Lazaro Ruis Quevedo, simplemente Delem no sólo fue un recordado delantero de River sino que también fue técnico del Más Grande y un incansable descubridor de talentos en las inferiores del club. Fue quien vio las virtudes futbolísticas de jugadores como Gallardo, Crespo, Saviola y Aimar entre otros.

Algunos lo recuerdan por el penal errado frente al clásico rival, Boca, hace ya más de 50 años en 1962, cuando ambos equipos llegaban al partido con chances de quedarse con el título. El conjunto ganador estaría a un paso de la gloria a falta de dos fechas para la finalización del campeonato. Inclusive todavía se recuerda la anécdota con el árbitro del encuentro, Carlos Nai Foino, quien ante su reclamo por el adelantamiento del arquero, le contestó: «Penal bien pateado es gol». Sin embargo, Delem fue más que un jugador que erró un penal puede decirse que fue uno de los integrantes de una recordada delantera Millonaria, compuesta exclusivamente por extranjeros: Domingo Pérez (uruguayo), Moacir (brasileño), Pepillo (español) y Roberto (brasileño).

Nació un 15 de abril de 1935 en San Pablo, Brasil. En 1942 empezó a jugar en las divisiones inferiores de Gremio, debutando en 1954 a los 19 años y en 1958 pasó al Vasco de Gama, donde ganó el Torneo brasilero al año siguiente. Algunos años después, durante 1961, Antonio Liberti estaba buscando jugadores del exterior para llevar a River y entre los apellidos que llegaron a Núñez se encontraba el suyo.

Defendió la camiseta de River hasta 1967 donde marcó 35 tantos en 98 partidos. Durante ese período no ganó ningún título ya que le tocó atravesar parte de lo que fue la historia negra del club, cuando entre 1957 y 1975 River estuvo 18 años sin ser campeón. Además, actuó para el seleccionado de su país en 1963, disputando 98 partidos y marcando 35 goles.

Se fue de River en 1967 con rumbo a Chile, para jugar en Universidad Católica y luego volver a su país natal, Brasil, para jugar en el América, donde se retiraría en 1970.

Después de su retiro como jugador fue director técnico. Se desempeñó como DT en River, Huracán, Vélez, Argentinos Juniors y San Lorenzo, aunque siempre será más reconocido por su habilidad para detectar talentos en las inferiores del club Millonario.

Trabajó 15 años en la cantera Millonaria y fue quién descubrió jugadores del talento de Ariel Ortega, Marcelo Gallardo, Hernán Crespo, Pablo Aimar, Javier Saviola, Santiago Solari, Javier Mascherano y Matías Almeyda. Estuvo en el club hasta diciembre de 2001, cuando José María Aguilar asumió la presidencia y lo echó, aunque continuó haciendo su trabajo en otro club, Ferro Carril Oeste. Falleció el 28 de Marzo del 2007 a los 71 años.

Por: Luciana Contreras