Loustau, el «Chaplín» criollo

Félix Loustau, uno de los más destacados delanteros del fútbol argentino de los años cuarenta y cincuenta, fue miembro de «La Máquina» de River junto con Labruna, Pedernera y Moreno, entre otros. Es uno de los máximos ídolos “Millonarios” y en el club de Núñez supo mostrar gambetas sorprendentes, goles y carisma.

Llegó a este mundo como un regalo de Navidad, nació un 25 de diciembre de 1922 en Avellaneda. Siempre había querido jugar al fútbol, era su mayor sueño. Sus primeros pasos los dio en Racing jugando como defensor por la izquierda, sin embargo, su estatura no lo ayudaba, era petiso y, además, no se sentía cómodo el puesto. Lógicamente, los técnicos no supieron darse cuenta que tenían un diamante en bruto. Como lo vieron con un físico chiquito, le dejaron libre.

Casi inmediatamente, tras haber dejado Avellaneda, Losutau desembarcó en Núñez. Allí, tuvo la fortuna de cruzarse con el “Tano” Cesarini quien tras verlo caminar lo ubicó como puntero izquierdo. “Chaplín” no lo defraudó: casi de inmediato se transformó en un puntero capaz de jugar contra la raya y en toda la cancha. Era un distinto que rápidamente se convirtió en el centro de elogios y aplausos.

Loustau, quien es considerado uno de los mejores punteros izquierdos argentinos, debutó en Primera División el 28 de junio de 1942 ante Platense, en lo que también fue la primera presentación de la inmortal delantera que se hizo leyenda en sólo 18 partidos (River ganó 11, igualó 5, perdió 2 y convirtió 38 goles). Se convirtió así en la pieza que le faltaba a la Máquina. En River, jugó 374 partidos y convirtió 101 goles. Además, como si fuera poco ganó ocho títulos: los campeonatos de 1942, ´45, ´47, ´52, ´53, ´55, ´56 y ´57. También, fue integrante de la Selección Argentina. Con la albiceleste disputó 27 partidos, marcó 10 goles y obtuvo 3 Campeonatos Sudamericanos: 1945, 1946 y 1947.

Tras su exitosa carrera en Núñez dónde jugó durante quince gloriosos años, en 1958, Loustau pasó a Estudiantes. En el equipo platense disputó tan sólo 9 partidos, en el conjunto Pincha terminaría poniéndole punto final a su carrera como futbolista.

Félix Loustau, un delantero que tan bien supo defender la banda roja que le atravesaba el pecho, murió un 5 de enero en 2013 a los 80 años como consecuencia de un paro cardiorespiratorio en la ciudad bonaerense de Avellaneda.

Este “Ídolo Millonario” se suma a la gran cantidad de jugadores que de chicos simpatizaban con otro equipo pero que al ingresar al mundo River, no pudieron separarse y dejaron todo por la banda roja. En estos tiempos es bueno recordar a otro grande de nuestra historia y a otro integrante de la gloriosa Máquina que supo ganar todo lo que se propuso. También, es bueno recordar la forma en que llegaban estos jugadores a River y cómo se los formaba. Loustau llegó para ocupar el lugar de grandes como Peucelle y Deambrossi y quedó demostrado que estuvo a la altura de las circunstancias.

Por: Luciana Contreras

Deja tu comentario