Escobar

En el aniversario de la filial de Garín, pudimos entrevistar a la gente de la filial de Escobar y nos hablaron de su trapo.

“La filial es relativamente nueva, ahora en unos días cumplimos dos años. No tenemos muchas banderas y al comienzo las hacíamos como podíamos. Ahora ésta la pudimos hacer gracias a rifas” declaraba el miembro de la filial de Escobar sobre el trapo.

Además agregó “No pudimos hacer muchos viajes con esta, la estrenamos en la Copa Argentina contra Ferro y después fuimos a ver River-Colón. Ahora tiene que estar en San Juan como corresponde” haciendo referencia al choque que tendrá River vs Central o Tigre por la Copa Argentina.

También dijo que “El trapo tiene que estar. Es algo que tiene el hincha que es muy propio y quiere que lo vea y que digan “estoy acá presente”. Hay cosas peores que afectan al fútbol”.

Contó una anécdota sobre un trapo: “Fuimos a Córdoba con un trapo que decía “La banda de Escobar” pero no daba la medida y la tuvimos que cortar en el momento para poder entrar. El milico nos dijo que la cortemos sino no entrábamos, quedó “De Escobar” y declaró que su sueño, sería “Colgar la bandera en la final de la Libertadores y en la Final del Mundial de Clubes”.

La bandera siempre está ubicada en la Belgrano Alta.

Amadeo: ídolo Millonario

Amadeo Raúl Carrizo, no sólo ídolo del “Millonario” sino también leyenda, nació un 12 de Junio de 1926 en Santa Fe, más precisamente en la localidad de Rufino. Debutó en la Primera División de River, el club de sus amores, el 6 de mayo de 1945 en la victoria 2-1 ante Independiente.

Amadeo, su enorme figura permite que con la sola mención de su nombre sepamos de quien se está hablando sin necesidad de citar su apellido, llegó a River de la mano de Héctor Berra, quien fue un gran atleta del club en los años 30. Fue Berra el que lo recomendó, aunque como el mismo Carrizo contó alguna vez en una entrevista, primero lo quiso ver jugar. Así fue como se organizó un amistoso para que Amadeo jugara. Atajó de forma tal que convenció a Berra, haciendo que le escribiera una carta de recomendación a Peucelle para que lo viera en el club y le tomara la prueba. Peucelle no se equivocó y obviamente aceptó la llegada de quién luego sería el arquero más grande que tuviera el club.

El 6 de mayo de 1945 jugó su primer encuentro vistiendo la camiseta del “Más Grande” en lo que sería la victoria por 2 a 1 frente a Independiente, sin embargo no fue fácil convertirse en el “uno” titular de River. Tras su debut en primera división estuvo dos años sin volver a jugar y sólo participaba de la Reserva. Su momento de grandeza aún no había llegado.

Ganó siete Campeonatos Nacionales, en 1945, 1947, 1952, 1953, 1955, 1956 y 1957. También ganó la Copa Ricardo Aldao en dos oportunidades: en 1947 y 1955. Es el segundo futbolista que más partidos disputó con la camiseta de River Plate, con 545. Además, fue récord en su época al mantener la valla invicta durante 769 minutos en el arco más grande del mundo. Todo esto le valió convertirse en uno de los máximos ídolos de la Institución y además ser elegido como el “Mejor Arquero Sudamericano del Siglo XX» por La Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS).

Además de su exitoso paso por River, Amadeo formó parte de la Selección nacional con la que disputó el Mundial de Suecia en 1958. Sin embargo su actuación más destacada se produciría seis años después, en 1964 durante la Copa de las Naciones que se jugó en Brasil. En aquel campeonato participaron el anfitrión, Brasil, que además venía de ser campeón del mundo y tenía a Pelé, Inglaterra y Portugal. En aquella competición, Argentina se consagró campeona y lo más destacado es que Carrizo logró mantener el arco en cero durante todo el certamen.

El segundo jugador que más veces vistió la camiseta de La Banda, el mismo que hoy ostenta el cargo de Presidente Honorario de River, dejó una marca imborrable no sólo en el club de sus amores sino también en el fútbol mundial. ¡Gracias Amadeo por ser del Más Grande!

Por: Luciana Contreras